Sexo explícito en el cine

THINKFilm

THINKFilm

El lanzamiento de la más reciente cinta de Lars Von Trier está trayendo nuevamente a la mesa uno de los temas que más se discuten dentro de la cinematografía, y es el uso de sexo no simulado dentro de una cinta. Usualmente, este ha sido motivo de debate más que nada por la clasificación, pues se piensa que la representación del acto sexual abierto es exclusivo de la pornografía, pues resulta demasiado crudo para una producción normal. Sin embargo, la aparición en los noventas del llamado High Porno le dio nombre a algo que ya existía, pero que la gente se negaba a ver, que eran cintas “porno” con historia. Títulos como The Opening of Misty Beethoven o Ai no Korīda, que fueron un parteaguas en su momento.
Sin embargo, el cine escandinavo utilizó el sexo explícito en muchas cintas de arte en los setentas, pero dadas las dificultades para la distribución, como la censura de aquella época, hicieron que fueran casi desconocidas. Es hasta épocas muy recientes, que esa tendencia ha resurgido, y con mucha mayor fuerza. Películas como Ken Park, Shortbus, Romance, Nine Songs, Ojos Bien Cerrados o Baise-moi causaron escándalos en su momento, pero siguen siendo clásicos.
¿Cuándo una película es erotismo, y cuando pornografía? ¿Es el sexo explícito el que marca el límite? Aquí dejamos la última palabra al lector, que seguramente tendrá su propia opinión.

About these ads

Comentarios

  1. […] Por otro lado, en varias escenas se valió del sexo explícito, que si era ya motivo de escándalo en los setentas, con mayor razón en los veintes. Pero curiosamente, lo que realmente encendió los ánimos fue el […]