Critica

Kong: Skull Island — A pesar del tamaño, el gorila se quedó corto