Kerry Washington también tiene quejas para una revista