Actores contra doblistas

| |

kungfu

Una de las profesiones indispensables dentro del cine, y también una de las más ingratas, es la de doblista. Básicamente, todo el género de animación requiere de gente que preste sus voces, y de esa necesidad surgió todo un gremio que durante años se encargó de llenar ese hueco. Pero de un tiempo a la fecha, se ha vuelto práctica común que los estudios llamen a actores reconocidos para realizar las grabaciones de estas cintas, como fue el caso de Jack Black en Kung Fu Panda o Shia LaBeouf en Surf's Up. Si bien este cambio tiene su razón de ser, pues un nombre consagrado atrae a los espectadores, incluso si sólo se trata de la voz, es un movimiento que está vulnerando a una especialidad que se ha hecho de un nicho en el medio a costa de mucho esfuerzo.

Este fenomeno, de hecho, se ha extendido hasta las adaptaciones, pues al momento de pasarlas a los respectivos idiomas, muchos países prefieren usar a sus propios actores en lugar de echar mano a los doblistas profesionales. En México, hemos visto varios casos así, en donde incluso la principal publicidad va dirigida al mismo, incluso por encima del personaje.

¿Es esta tendencia negativa, o es sólo un signo de los tiempos cambiantes? Ustedes como lectores opinarán.