Alicia a Través del Espejo y el recuerdo de lo genuino

Compartir es bueno
Share on facebook
Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Anuncio

Alicia a través del espejo tiene la capacidad de sorprender, y quizás eso esperaban algunos: la secuela (siguiendo a los personajes Lewis Carroll) a la cinta de Tim Burton también incluye un nuevo director, y preguntarse si el estilo del anterior se transfiere al presente es una preocupación válida. Alicia a través del espejo no sólo logra eso, también consigue algo más relevante, considerando la abundancia y velocidad de cintas que rodean su género y temas.

Mientras Johnny Depp y Mia Wasikowska estaban en otros lugares, Peter Pan intentó dar el salto al club de los actores + CG con la – para muchos – decepcionante Pan, cinta cuyas secuencias de acción se acercaban más a un videojuego que a una progresión dramática entretenida y empática. El pasado del Capitán Garfio quedó tan desaprovechando como la presencia de Hugh Jackman en la cinta, y la elección de Rooney Mara como Trigrilla un ejemplo más de un objetivo no alcanzado. ¿Mucha acción y poco drama?. Esa es una posible síntesis. Y un opuesto sería la también reciente La Cumbre Escarlata, cinta donde Wasikowska hace mancuerna con Guillermo del Toro en una historia de fantasmas, familias y secretos que algunos consideraron aburrida y decepcionante, lo peor del reconocido autor fantástico. ¿Mucho drama y poca acción?. Es posible.

Johnny Depp regresa como el Sombrerero Loco
Johnny Depp regresa como el Sombrerero Loco

Y ese es un factor interesante con Alicia a través del espejo, cinta que así como cuestiona, duda y rima al tiempo (tema central de su historia) podría estar haciendo lo mismo con una pregunta tan irrelevante como esencial, dependiendo de quién la haga: ¿qué quiere el público?. La abundancia de cine con temas fantásticos es innegable: en esta semana se verá un texto de X-Men: Apocalipsis, y mientras ese calendario se actualiza, Disney se prepara para La Bella y la Bestia justo después de esta Alicia, que le hace una especie de relevo a la reciente El Libro de la Selva. ¿Qué funciona, qué no, y por qué? No dar una respuesta exacta a eso es parte del encanto del cine, de la crítica, y de aquello que, desde este punto de vista, hace de esta última Alicia tan interesante.

La cinta es una clara demostración del excelente avance tecnológico de los últimos años
La cinta es una clara demostración del excelente avance tecnológico de los últimos años

Si Burton creo una estética peculiar con Alicia en el País de las MaravillasJames Bobin (director de la cinta actual) podría hacer lo mismo con el ritmo: la cinta inicia con Alicia como capitán de un barco en una secuencia de escape con características de estilo tan fácilmente indentificables que podrían definirse como un cliché: la música, los cortes veloces para aumentar la tensión, las voz de la protagonista sin una pista de miedo por encima de sus colegas visiblemente aterrados, y finalmente, el éxito, el regreso a la calma, provocado por desafiar, como dice Alicia en aguas más tranquilas, la realidad de lo imposible, al borde de negarlo: la posibilidad de lo imposible es un tema recurrente de la narrativa.

Sacha Baron Cohen interpreta al Tiempo
Sacha Baron Cohen interpreta al Tiempo

Bobin podría estar exagerando a propósito, y darle demasiada credibilidad a la “locura” de Alicia. De regreso en el “mundo real”, su madre (Lindsay Duncan) está convencida de ello: Alicia no puede ser una marinera, es un trabajo claramente indigno, incluso imposible para una mujer. Tras el regreso de su viaje y descubrir que su madre ha cedido el poder del barco, Alicia debe enfrentarse a la posibilidad de trabajar como parte de la compañía – absolutamente masculina – que somete a su familia. Casi por suerte, tras una confrontación con ellos y su madre, donde abandonar la experiencia de vivir sus sueños no es una opción, Alicia encuentra un espejo que consigue atravesar, de vuelta al mundo imaginario – o, según ella, al mundo real. –

La Reina de Corazones de Helena Bonham Carter es uno de los puntos más fuertes de la cinta
La Reina de Corazones de Helena Bonham Carter es uno de los puntos más fuertes de la cinta

A partir de ese momento, la trama transita múltiples vertientes: Alicia debe tranquilizar al sombrerero loco (Depp) que ha caído en la locura convencido de que su familia está aún viva. La única forma de averiguarlo, según la reina blanca, (Anne Hathaway, rodeada por un elenco secundario de animales y criaturas CG que ayudan a demostrar el increíble avance emocional de esa tecnología) es ir con el Tiempo (Sacha Baron Cohen, en exactamente la clase de papel por el que es celebrado), robar la cronósfera(una máquina del tiempo que, al menos desde un punto de vista estético, podría convencer a H.G Wells de presentar demanda a Disney, si aún estuviera vivo), y transitar diferentes épocas en la vida del sombrero, para evitar el trágico evento que – supuestamente – acabó con su familia.

Anne Hathaway como la Reina Blanca
Anne Hathaway como la Reina Blanca

Con esa estructura, Alicia a través del espejo podría ser un videojuego entretenido: confrontaciones, persecuciones, objetos, regresos, parecido a Pan. Pero la diferencia fundamental entre la cinta de Joe Wright y la de Bobin es un reconocimiento a lo genuino, a algo que hace latir a la cinta y le da propósito más allá de cumplir una serie de expectativas: con los fans de Burton, con los fans de Carroll, con los niños de 8 años y los adultos de 40. Esta Alicia no hace la pregunta de qué quiere el público porque no tiene sentido hacerla desde un inicio, y en su lugar se concentra en ofrecer una experiencia donde el compromiso de todos sus elementos por contar una historia interesante (y de forma entretenida) es palpable. El mejor ejemplo de ello es la entrada de Helena Bonham Carter, repitiendo su papel como la malvada reina de corazones, al conflicto. El habla y gesticulación exageradas de su personaje, quizás una burla a los y las villanas “clásicos” que Disney ha creado por décadas desde el periodo de animación bi-dimensional es parte de lo que la vuelve fascinante: mientras el tiempo literalmente se cae, el mundo se destruye y el bien tiembla, hay momentos para bromear. Y todos los personajes lo aprovechan. En ese aspecto, esta Alicia es parecida a la creación original de su autor: ingeniosa, metafórica, y profundamente reflexiva.

Alicia a través del espejo es un buen recordatorio para todos – productores y espectadores por igual – de que las películas todavía tienen un no sé quéque las hace palpitar, que les da vida, en un contexto industrial donde el género se expande con más y más ejemplos, y sería fácil irse por una fórmula invisible que garantizára el “éxito absoluto”: más acción, más drama, más lento, menos rápido, como si las películas fueran una fórmula exacta. Reflejada ante ese contexto, de Peter Pans y Cumbres Escarlatas, Libros de la Selva y Bellas Durmientes, Alicia a través del espejo decide dar el paso en una dirección propia. Y es un paso que invita a ser visto.

Manuel Cruz

@cruzderivas

Advertisements
Anuncios