Después de muchas vueltas al tema, para deleite de todos sus seguidores, el rodaje de la muy anunciada tercera parte de Jeepers Creepers finalmente se puso en marcha bajo el título oficial Jeepers Creepers 3: Cathedral, pretendiendo ser la entrega final de esta saga de terror que se convirtió en un clásico de cine de culto cuando su primera parte fue estrenada en el año 2001.

 

RETRASOS EN LA PRODUCCIÓN

La producción no ha estado libre de tropiezos. Su tercera parte fue anunciada hace casi diez años, pero se toparon con el primer obstáculo cuando MGM (Metro-Goldwyn-Meyer), que originalmente financiaría el proyecto, lo abandonó al declarar que no contaban con el dinero para hacerlo y se estancó durante años. Myriad Pictures entonces tomó su lugar.

Con nueva casa, todo indicaba que se podría seguir delante de acuerdo a lo planeado, y entre 2015 y 2016, JC3 comenzaría a filmarse, sin embargo, lo estipulado fue cancelado a causa de una denuncia encabezada por British Columbia Performers, que advirtió a agencias de casting del pasado delictivo del cineasta Victor Salva –encargado de escribir y dirigir las tres partes de la franquicia– quien fue acusado y condenado por abuso sexual a un menor durante la filmación de Clownhouse (1988), y otro par de cargos serios más.

Fue apenas durante el pasado mes de febrero que el proyecto se concretó y puso en marcha su rodaje en Baton Rouge, Louisiana.

 

SU TRAMA EN PALABRAS DE SU GUIONISTA Y DIRECTOR, VICTOR SALVA

El film se ubica 23 años después de la primera entrega, centrando el relato en Trish Jenner (interpretada nuevamente por Gina Philips de la película original), quien ahora es madre de un hijo adolescente llamado Darry en honor a su hermano perdido. Trish vive atormentada por terribles pesadillas recurrentes donde su hijo enfrenta el mismo destino que su hermano (interpretado por Justin Long, quien recordemos, murió a manos de The Creeper en la primera película). Determinada en evitar que esto suceda, Trish, quien es ahora una mujer rica y poderosa, se embarca en una aventura final con Jack Taggart Sr. (Ray Wise) y Jr.(Luke Edwards) para finalizar el reino de terror de The Creeper de una vez por todas. A su vez, The Creeper luchará sangrientamente, pues sus enemigos estarán más cerca que nunca de comprender el secreto de su oscuro origen.

Salva asegura que esta será la película donde podremos ver el material más espeluznante e intenso de la franquicia, y donde desea resolver  –de alguna forma– el misterio de quién o qué es el temible monstruo. Por lo que podemos esperar que la trama explore su origen. Respecto al título Cathedral, “es en gran parte creado para ustedes, los fans de Jeepers Creepers, donde vamos a usar las ideas clásicas del primer film, pero que cierren ese círculo, aunque también viene de regreso el Creeper truck.”

 

EL REPARTO

Además de contar con el regreso de los personajes de Trish, Jack Taggart Sr. y Jr. (protagonistas de la segunda entrega de la saga), Meg Foster (31, Masters of the Universe) y Brandon Stacey se suman al elenco interpretando al oficial de policía Miller, que en su tiempo libre dirige un grupo de personas abocado a investigar y acabar con el temible monstruo. ¿Les suena familiar? Esto es porque es similar a los que hacían los Taggart. También se ha confirmado a Chester Rushing (Stranger Things), Ryan Moore (Pitchfork), Patrick Thomas Cragin (How to Be a Vampire), Brandon Smith (From Dusk Till Dawn), Gabrielle Haugh (Mother, May I Sleep With Danger) y Justin Hall (Django Unchained).

Jonathan Breck también se prepara para reencarnar la piel de The Creeper una vez más. Echa un vistazo a su audición para el papel:

 

EL DESEMPEÑO DE LA SAGA EN TAQUILLA

La primera película de 2001 fue realizada con un presupuesto estimado de $10 millones de dólares, mismo que fue recuperado desde el momento de su estreno en cartelera, pues en su primer fin de semana llegó a casi $16 millones de dólares en taquilla doméstica (Estados Unidos). A nivel global, su desempeño le llevó a recaudar un total de $122 millones de dólares. Jeepers Creepers se convirtió casi de inmediato en un clásico favorito de los amantes del género de terror.

Su secuela de 2003 contó con un presupuesto ligeramente mayor: $17 millones de dólares. Durante su primer fin de semana superó a su antecesora recaudando poco más de $18 millones de dólares en taquilla doméstica. En taquilla global quedó corta en comparación con la original, pues su recaudación total fue de $63 millones de dólares. Aun así, se continúa considerando una entrega de terror de éxito.

Advertisements
Anuncios

Tagged: