Critica: El gigante egoista, Un encantador cuento de Oscar Wilde