Barack Obama se burla de Donald Trump en el programa de Jimmy Fallon

| |

Recientemente Jimmy Fallon tuvo dos grandes invitados a su programa: El Presidente de los Estados Unidos Barack Obama y la legendaria artista Madonna. Uno de los mejores momentos del programa fue cuando el político hizo algún comentario gracioso contra Donald Trump.

La verdad es que, en realidad yo estoy preocupado por el partido Republicano.

Gracias Congreso por pasar ocho años deseando que podrían reemplazarme por un republicano.

No estoy siguiendo su campaña, pero he estado viendo mi nuevo show favorito: ‘Orange Is Not The New Black’ (‘El naranja no es el nuevo negro’, un juego de palabras en referencia a la serie de Netflix Orange Is The New Black).

Otro buen momento llegó cuando el político y el presentador cantaron juntos.

La cantante Madonna también fue la protagonista del programa y publicó un mensaje en la red social indicando que se quedó sin palabras al conocer a Barack Obama.

Por una única vez me quedo sin palabras…….Presidente Obama @jimmyfallon.

Más sobre el programa

ESTA NOTICIA CONTIENE SPOILERS DE LA SEXTA TEMPORADA DE GAME OF THRONEs

Parece que un policía seguidor de Game of Thrones se ha enterado del futuro de Jon Snow antes que nadie. Kit Harington contó recientemente en el programa de Jimmy Fallon que un día que iba conduciendo por encima del límite de velocidad, una patrulla lo detuvo y para librarse de la multa le contó al policía el futuro del personaje.

Policía: Mire, hay dos formas de hacer esto. Puede seguirme a la estación de policía o me puede decir si vivirá en la próxima temporada. Y de su respuesta dependerá que le lleve o no a comisaría.

Kit Harington: Estoy vivo en la próxima temporada.

Policía: Siga su camino, Lord Commander.

Recientemente informamos que Chris Evans y Elizabeth Olsen estuvieron en el programa de The Ellen Show, presentado por la divertida Ellen DeGeneres y en esta ocasión informamos que el actor también estuvo como invitado en el programa de Jimmy Fallon.

El juego consistía en retarse a las cartas mientras un embudo y unas jarras de agua congelada esperaban al perdedor, que tendría que meter el final del tubo en sus pantalones y soportar la descarga de frescor vertida por el ganador.