Tenemos ya el estreno de Capitán Marvel a la vuelta de la esquina, y lo cierto es que, aunque existen cientos de comentarios sobre ella dentro de la red, realmente estamos viendo que una pequeña cantidad de ellos se van por la parte narrativa o cinematográfica, sino que simplemente se ha convertido en un pleito campal entre los grupos chauvinistas, y las alas más extremas del feminismo radical. Ante tal panorama, la pregunta que está en el aire hasta ahora es ¿Es esta reacción realmente justificada?

Si bien todo el proceso se detonó por algunas declaraciones poco afortunadas de Brie Larson, lo cierto es que fueron infladas demasiado por los grupos machistas extremos, convirtiéndolo en una especie de cruzada. Ciertamente, la actriz no negó su inclinación hacia el público femenino como el grupo al que pretendía llegar, pero no fueron de ninguna forma los discursos de odio que se le atribuyen. Lo cierto es que, debido a ello, muchos grupo feministas han tomado la cinta como un símbolo de “su lucha”, usualmente sin conocer la dirección que llevará la historia, o cuando menos cual es el lugar de la Capitán Marvel dentro de este Universo, lo que sólo ha contribuido a crecer la polémica, y el que el estreno esté planeado para el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, sólo ha servido para echar leña al fuego.

Sin embargo, una cosa es cierto, y es que esta disputa ha disparado el Efecto Oscar Wilde, que al final resultará muy positivo para la cinta. Muchas personas acudirán a ver la cinta como una forma de reafirmar su postura, o simplemente por la curiosidad de ver que tanto feminismo o hembrismo hay en la misma.

Pero paradójicamente, aquí quien sale perdiendo es el cine, pues la calidad de la trama o de la cinta ha pasado a segundo plano, y es muy probable que, tras del estreno, se mantenga así.   

Advertisements
Anuncios
Tagged: