Christian Bale aprende a tocar la batería en dos semanas

| |

La película The Big Short ha sido todo un éxito. Mientras hablamos de las diferentes categorías a las que está nominada en los Premios Oscar 2016, siguen saliendo algunas novedades de la producción. El actor inglés interpreta a Michael Burry, un gestor de fondos que hizo millones de dólares de la miseria de los demás durante una crisis financiera en los Estados Unidos, pero en su tiempo libre le gustaba tocar la batería. Por eso, recientemente ha hablado para contar cuánto tiempo le llevó aprender a tocar el instrumento.

Fue un excelente curso exprés. [Aprendí a tocar] ‘By Demons Be Driven’ de Pantera, una canción buenísima, para empezar.

Así era como Michael Burry se relajaba, así era como se calmaba, escuchaba esa canción todo el día con sus audífonos —no solo esa canción, también escuchaba la música de Mastodone. Pero, tenía tantas cosas en la cabeza, y el death metal lo calmaba. Es un individuo muy diferente al resto de nosotros.

El actor también tomó clases por dos semanas con el maestro Scott Wittenburg, quien recientemente habló sobre como fue enseñar al actor.

De todos los estudiantes a los que he enseñado, desde luego, no era el mejor baterista, pero uno de mis mejores estudiantes.

Le asignaba ‘tareas’ y regresaba como si lo hubiese estado haciendo durante mucho tiempo. Era obvio que había dedicado varias horas.

Más sobre Christian Bale

Para llevar a cabo un gran proyecto nada mejor como un gran nombre como protagonista. Cuando sabemos que el director será Michael Mann y que el protagonista será Christian Bale pensamos que la película basada en la vida de Enzo Ferrari tiene toda la pinta de que será un gran film. Sin embargo, recientemente ha sido confirmada la salida del actor del proyecto.

Parece ser que la razón para la salida del actor son los problemas de salud que le podrían ocasionar de tener que aumentar bastante de peso para interpretar al fundador de la famosa escudería. Parece que el cuerpo del actor ya no puede aguantar esas bajadas y subidas de peso. Bajó de peso para El maquinista, lo subió para El caballero oscuro, lo bajó para The Fighter y lo subió nuevamente para American Hustle.

Este proyecto, basado en el libro Brock Yates: Enzo Ferrari, The Cars, the Races, the Machine, está en busca de otro actor que lo protagonice.

El actor estrenó recientemente su nueva película, The Big Short. El actor puede estar contento ya que además de las geniales críticas que ha recibido la película en los diferentes festivales de cine, está nominada en varias categorías a los Premios Oscar 2016, incluyendo a Christian Bale como nominado a Mejor Actor de Reparto.

Además, la película está nominada a Mejor Película, Mejor Director, Mejor Guión Adaptado y Mejor Montaje.

The Big Short es la excepcional crónica del crash inmobiliario que originó la mayor crisis de los últimos ochenta años. Cuando en otoño de 2008 la economía estadounidense se hundió, arrastrando tras de sí a buena parte del mundo desarrollado a una crisis de la que aún no hemos salido, a un grupo de personas no le sorprendió en absoluto. Eran unos cuantos inversores y analistas inteligentes que habían comprendido lo que estaba pasando, pero no dijeron nada, paralizados por el miedo y las posibles ganancias. La pregunta clave que plantea Michael Lewis es: ¿quién se dio cuenta del riesgo que suponía dar por sentado que los precios del sector inmobiliario seguirían siempre al alza? Un riesgo complicado, además, por la creación de esos activos extraños y artificiales a partir de hipotecas dudosas. Para contestar esta pregunta Lewis nos presenta una historia increíble a través de los personajes que la protagonizaron, repleta de indignación y oscura ironía.

Esta película, dirigida y escrita por Adam McKay, cuenta quizás con el reparto más impresionante del año con Steve Carell, Christian Bale, Ryan Gosling, Marisa Tomei, Melissa Leo, Brad Pitt, Rafe Spall, Tracy Letts, John Magaro, Jeremy Strong, Byron Mann, Finn Wittrock y Hamish Linklater.

Cuando la economía estadounidense se hundió, arrastrando tras de sí a buena parte del mundo desarrollado, a un grupo de gente no le sorprendió en absoluto. La gente inteligente que había comprendido lo que estaba pasando estaba paralizada por el miedo y la esperanza: en cualquier caso, no dijeron nada. La pregunta clave es: ¿Quién se dio cuenta del riesgo inherente a asumir que los precios del sector inmobiliario seguirían siempre al alza? Un riesgo complicado además por la creación de esos extraños y artificiales activos a partir de hipotecas dudosas. Michael Lewis se lanza a contestar esta pregunta y nos presenta una historia increíble a través de los personajes que la protagonizaron, repleta de indignación y oscura ironía.