Si bien es muy común en televisión, en cine se ha dado también un fenómeno muy usual, en el que ciertos actores quedan tan ligados a un determinado papel, que la gente los identifica de inmediato con el mismo. En algunos casos, eso no les ha impedido desarrollar otros roles, pero su imagen queda grabada en la mente de sus espectadores, al grado de que, en ciertos casos, les ha impedido conseguir otros papeles.

En esta ocasión, veremos a cinco de los más emblemáticos, que se han encontrado en este caso.

Johnny Weissmuller

ESte reconocido nadador llegó al cine encarnando al primer Tarzán en alcanzar la fama internacional, lo que lo catapultó a la fama. Desafortunadamente, era atleta, no actor, por lo que cuando intentó papeles con mayores diálogos, no pudo ir más allá, quedándose para siempre con la imagen del Hombre Mono.

Bela Lugosi

A pesar de todos los vampiros que se han visto en el cine, este actor sigue siendo la quintaesencia de este tipo de personajes. El caso de Lugosi fue algo más triste que otros, pues al final de su vida comenzó a usar capas y a identificarse más con su célebre Drácula.

Christopher Reeve

Para muchos, este actor sigue siendo el mejor Superman del cine. Si bien había comenzado a hacerse de una imagen fuera del Hombre de ACero, un grave accidente hizo que este papel quedara grabado para siempre en la memoria de sus seguidores.

Mark Hamill

La cinta Star Wars fue la la consagración de este joven actor. Pero desafortunadamente, nunca logró sacudirse completamente la imagen de Luke Skywalker, lo que le cerró muchas puertas. Afortunadamente, demostró ser un talentoso actor de voz, lo que le abrió un enorme campo de oportunidades.

Roger Moore

Aunque el papel de James Bond siempre ha marcado a los actores que lo han encarnado, Moore nunca logró sacudirse el 007 por completo. Dado que dejó el mismo a una edad ya muy avanzada, sus posibilidades de desarrollpr otros roles fueron muy limitadas.

Tagged: