¿Qué tienen en común películas como The Ring, The Grudge, One Missed Call, Dark Water y The Eye? Todas son remakes estadounidenses de cintas de terror asiáticas.

A partir de la llegada a cines en 2002 del remake de El Aro, Hollywood se tomó muy en serio hacer su propia versión de prácticamente casi cualquier película de terror asiático (sobre todo japonesa) que se estrenara en el lejano continente. La riqueza y singularidad de sus producciones, han inspirado a que los grandes estudios de la meca del cine busquen realizar y replicar lo logrado por ellas. Aunque no está demás decir que no siempre terminan convenciéndonos y quedan lejos del nivel de su original.

Algunas han salido airosas del “trato hollywoodense”, y muy pocas han trascendido sus orígenes, manteniendo su autenticidad y esencia para asustar a nuevas audiencias. En Cine3, hemos reunido una lista con cinco títulos de películas asiáticas y sus remakes para dar un veredicto. Acompáñanos a echar un vistazo a la recopilación.

 

5 Chakushin ari (2003) – One Missed Call (2008)

terror-asiatico-remakes-one-missed-call

Varias personas comienzan a recibir misteriosos mensajes de voz en su celular provenientes de ellos mismos en el futuro, en el que se pueden escuchar reaccionando a sus muertes violentas, así como la fecha y la hora exacta en la que ocurre. La trama transcurre a medida que los personajes sobrevivientes buscan respuestas al misterio para poder salvar sus vidas.

El remake de 2008 fue considerado originalmente para el cineasta mexicano Guillermo del Toro, algo que no se pudo concretar ya que se encontraba trabajando en la secuela de Hellboy. Entonces el filme de terror terminaría siendo dirigido por el francés Eric Valette, quien afirmó no haber visto la original antes de filmar su versión y aconsejó a su elenco que hiciera lo mismo. La trama de ésta, fue alterada en menor medida, pero permaneció con la base de su original.

¿El veredicto? Los problemas se veían venir desde la original –dirigida por Takashi Miike– que fue descrita como un pobre intento de replicar lo logrado por The Ring a una nueva generación –una que empezaba a depender más de sus celulares- quedando corta en la expectativa que se había generado entre audiencia y crítica. Su desempeño en taquilla doméstica (Japón) fue moderado. Lo mismo sucedió con la versión estadounidense. Punto para… ninguna.

 

4 Gin gwai (2002) – The Eye (2008)

terror-asiatico-remakes-the-eye

Gin gwai (o El ojo por su título en español) se centra en Mann, una niña que a muy corta edad quedó ciega. Cuando cumple veinte años, se dispone a tener una arriesgada operación de trasplante de córnea que le devuelve la vista. Sin embargo, posterior a la milagrosa recuperación, una serie de sucesos inexplicables la llevan a pensar y creer que hay algo más allá de lo que ella ve con su recién otorgada visión. La joven comienza a ver figuras vestidas de negro que parecen anunciar muertes repentinas y horribles personajes desfigurados. Las visiones conducen a Mann a la locura, y hasta a creer que en realidad, la poseedora original de la córnea está en su cuerpo.

El remake estadounidense protagonizado por Jessica Alba –realizado seis años después- cuenta la misma historia que la originaria de Hong Kong, detalles más, detalles menos. Ambas cintas, basaron parte de su historia –específicamente el principio y el final- en un hecho real por el que una mujer terminó con su vida después de tener un trasplante de córnea, aunque no había algo que indicara que lo anterior. Los directores de la película original, los hermanos Oxide y Danny Pang, leyeron acerca del suceso en las noticias de su país y decidieron usarlo para escribir un guion y rodar la película de terror.

¿El veredicto? Aunque el remake hizo el intento de recrear las apariciones de fantasmas, la mala edición, así como la fotografía y las actuaciones no ayudaron mucho para lograrlo. Punto para la original.

 

 

3 Honogurai mizu no soko kara (2002) – Dark Water (2005)

terror-asiatico-remakes-dark-water

Después de ganar la batalla por la custodia de su hija, Yoshimi intenta tener un nuevo comienzo desde cero. El departamento al que se muda parece ser el lugar perfecto a simple vista. Poco tiempo después, cosas extrañas empiezan a suceder. Grandes manchas de agua aparecen en el techo y las goteras no se hacen esperar día  a día. Le cuenta lo sucedido a su arrendador, pero el hombre se niega a hacer algo al respecto. Después, la mochila roja de una niña aparece en lugares misteriosos hasta que la niña se deja ver. La mujer entonces descubre el origen del fantasma.

El filme japonés se trata del séptimo largometraje dirigido por Hideo Nakata, y el tercero basado en una novela de Koji Suzuki. ¿Los anteriores? Nada más y nada menos que la versión original de El Aro y su secuela (1998, 1999) que además también comparten a la misma protagonista. Después del éxito del remake de la mencionada, Hollywood no pudo resistirse a elaborar otro con el mismo equipo creativo. El remake de Dark Water, que llegaría tan sólo tres años después que su original, en 2005, se encuentra protagonizado por Jennifer Connelly, con una actuación que resalta como lo mejor del filme.

¿El veredicto? De haberse enfocado menos en el drama familiar y más en los sustos de su origen, habría sido una cinta con un mejor resultado. Aún así, la calificamos como un remake más o menos decente. Punto para las dos.

 

2 Ju-on: The Grudge (2002) – The Grudge (2004)

terror-asiatico-the-grudge

En Japón, cuando la asistente social voluntaria, la joven Rika Nishina, es asignada a visitar una familia, es maldecida y perseguida por dos espíritus malignos: Kayako, una mujer brutalmente asesinada por su esposo y su hijo Toshio. Cada persona que se atreve a vivir o visitar la casa embrujada, termina siendo asesinada o desaparecida. Una escena escalofriante, cuando Rika encuentra en el piso de arriba a Toshio sosteniendo un gato negro en brazos.

Se trata de la tercera entrega de la saga de Ju-on de Takashi Shimizu, precedida por dos filmes de bajo presupuesto del año 2000, en los que se conoce el origen de la maldición y de la familia de Toshio y cuyas historias tienen continuidad en esta cinta. El remake de Hollywood producido por Sam Raimi fue dirigido por el mismo Shimizu, alterando pequeños detalles de la trama, como la profesión de la protagonista (Sarah Michelle Gellar), quien en esta versión, trabaja como enfermera en Tokio.

¿El veredicto? The Grudge (o La Maldición) es el mejor remake en este contexto desde El Aro. No podíamos esperar nada menos con la dupla de Shimizu y Raimi, y estos dos no decepcionaron. A pesar que algunos cinéfilos no terminaron de comprenderla, en taquilla recaudó diez veces más su presupuesto y originó dos secuelas. Punto para las dos.

 

1 Ringu (1998) – The Ring (2002)

terror-asiatico-remakes-ringu-the-ring

Reiko Asakawa se encuentra investigando un “video maldito” mientras entrevista a adolescentes acerca de ello. Cuando su sobrina Tomoko muere súbitamente de un ataque cardiaco con una expresión de terror en su cara poco natural, Reiko decide investigar. Para su horror, la mujer encuentra que algunos de los amigos que se encontraban de vacaciones con su sobrina una semana atrás, fallecieron de la misma causa en la misma noche a la misma hora. Reiko decide ir a la cabaña donde se hospedaron y encuentra un vhs sin etiqueta. Después de verlo, sabe que se trata del “video maldito”. Ayudada por su esposo, Reiko le hace una copia para profundizar en la investigación, que sólo se agrava cuando el hijo de ambos, Yoichi, ve el video diciendo que Tomoko se lo pidió. Su descubrimiento los lleva a una isla volcánica donde se dan cuenta que el video tiene una conexión con un psíquico que murió hace 30 años y su hija Sadako.

¿El veredicto? Ringu se trata del filme de terror japonés más taquillero en la historia del país asiático, por lo que Hollywood tenía unos zapatos bastante grandes que llenar. En 2002, occidente conocería la mejor forma del terror japonés en mucho tiempo con la llegada del remake estadounidense dirigido por el talentoso Gore Verbinski y protagonizado por Naomi Watts, obteniendo resultados bastante competentes y manteniendo la esencia de su original, alterando algunos detalles, como que en la original, Sadako no mostraba su cara, mientras que Samara sí, exponiendo así, el ejemplo perfecto de una de las grandes diferencias entre el terror asiático y el estadounidense. El fruto de El Aro, consistió también en hacer camino para un desfile de remakes de películas de terror asiáticas que seguirían sus pasos. Lamentablemente, no todas obtendrían el mismo resultado. Punto grande a las dos.

Advertisements

Tagged: