Generalmente, la comedia es uno de los géneros más flexibles que existen, que pueden abarcar una gran cantidad de situaciones de la más diversa índole. Pero, como casi todas las formas de narrativa, tiene una serie de fórmulas y estereotipos que , a pesar de sus variaciones, tienen una serie de elementos en común. Uno de los más frecuentes es, sin duda, la pareja cómica.

Existente desde la Antigua Grecia, esta formula se compone de dos partes, llamadas genéricamente el Hombre Serio y el Tonto. En su forma original, el primero trataba de realizar alguna acción, y el tonto lo trataba de ayudar, con resultados lastimosos. Era común que este segundo fuera un sirviente, esclavo o extranjero, mientras que el primero era siempre griego.

El cliché fue generalizándose, y se fue usando de manera continua, al grado de que, al llegar al silo XX, existieron parejas bien conocidas que funcionaban con esta lógica, como Viruta y Capulina, Abbot y Costello, Bugs y Lucas… Y la lista podría ser inmensa.

Sin embargo, ha existido una evolución notable en su mecánica, aunque la base sigue siendo la misma. El Tonto no es ya una persona de pocas luces, incluso puee ser más inteligente que el Hombre Serio. Pero, en estos casos, suelen siempre ser los contrarios. Uno es el metódico y otro es el impulsivo, o el conservador y el libertino, el honrado y el oportunista… Las combinaciones son enormes, pero ocmo siempre, lo importante son las contradicciones.

De hecho, es un estereotipo tan común, que ha dado origen a sus propios géneros. El cop buddies, es un tipo de comedia en donde dos tipos de policías con estilos diferentes deben de trabajar juntos, dándose toda una serie de enredos. El mejor ejemplo: Arma Mortal.

Como todo estereotipo, el dúo cómico depende de como se utilice, pues puede ser una opción fresca y novedosa, si se le sabe explotar, o hundirse entre una más de una serie de variantes.

Advertisements
Tagged: