Cómo romper la cuarta pared

| |

Ya en otras ocasiones hemos hablado del fenómeno de la cuarta pared, que es el elemento simbólico que separa a la acción de una narración del espectador. Usualmente, todos identificamos este fenómeno cuando un personaje se dirige a los espectadores y dice alguna frase. Sin embargo, existe una gran cantidad de formas de hacerlo, y hoy sólo mencionaremos unas cuantas.

  • El narrador: Usualmente es una voz en off, o un personaje que al principio de la acción, comienza a narrar la historia. En este caso, el espectador acepta que todo lo que está viendo pasó, pero no en el momento en que lo está viendo. El Spiderman de Sam Raimi es un ejemplo claro.
  • La referencia directa: Es cuando dentro del diálogo algún personaje menciona un hecho directamente relacionado con el hecho de estar una película, o que se refiera al actor en vez de al personaje. A veces, puede ser una ironía como "Esto no es una película de acción, y si queremos sobrevivir, tenemos que concentrarnos". La escena de apertura de Al Servicio Secreto de su Majestad utiliza ese recurso.
  • Reconocimiento de género: Es cuando el personaje parece conocer ciertos clichés del género, y los utiliza a su favor, o los evita conscientemente. Esto lo vemos en Scream.
  • Mirada directa: Es muy común en ciertas cintas que, al final, el protagonista vea a la cámara y guiñe, o mire con extrañeza al público cuando algo le causa extrañeza. De forma muy sutil, fue explotado en la saga Indiana Jones.
  • Salida de cuadro: Una de las formas más extremas, y usadas casi exclusivamente en la farsa. En este, el actor literalmente camina fuera de la escena, o se dirige a algún miembro del equipo, o lee el guión directamente. Este recurso lo vimos en Bienvenido Welcome.