Cuando vemos una escena de sexo en una película o serie nos preguntamos cómo lo harían los actores y las actrices. Esa es sólo una de las preguntas que surgen a raíz de este tipo de escenas. DigitalSpy responde a algunas de las cuestiones recopilando algunas curiosidades que aclaran un poco.

El medio afirma que suele recurrirse a coreografías para que quienes están haciendo la escena sepan lo que tienen que hacer en cada momento. Además, estos tienen «profesores» que hacen las escenas previamente para mostrar como hay que hacerlo.

Esto también sirve para que los protagonistas no se sientan manoseados después de varias tomas. Al mismo tiempo, a este respecto se utilizan también los dobles, que hacen la escena en lugar de los actores y actrices.

Por otro lado, de acuerdo a la especialista de vestuario Sarah Basta, los hombres usan un calcetín de color carne para cubrir lo que sea necesario cubrir, mientras que las mujeres llevan un parche que se pega con un adhesivo especial.

«Pido perdón si ocurre y si no ocurre, en términos de erección. De este modo, si se levanta, ella no tendrá miedo de que estemos yendo más allá de la actuación. Si no se levanta, no se sentirá rechazada«.

Estas son las declaraciones de un actor al medio que no ha querido que su nombre se hiciera público. La verdad es que debe ser incómodo que suceda, aunque también que no suceda. Todo depende de cada una de las personas.

En cuanto a la vergüenza, también suelen aplicarse bronceados pues de alguna forma así los actores se sienten más protegidos. Para el mismo objetivo, en ocasiones también se ha utilizado vello púbico falso para cubrir las partes íntimas.

Dejando a un lado al medio, así explicaba Dakota Johnson una de las escenas de sexo más complicadas que tuvo que rodar en la saga «Cincuenta Sombras de Grey«.

«La más difícil de lejos -creo que de las tres películas-, fue una escena de sexo en la tercera cinta donde era esposada de pies y manos a la puerta, como a una valla que desciende. Además, tenía los ojos tapados. Fue algo aterrador, porque no me había dado cuenta de que no importa lo preparada que estés o cuanto hayas ensayado, cuando te quedan tus sentidos de esa manera, no puedes controlar la manera en la que va a reaccionar tu sistema nervioso. Así que fue realmente complicado desarrollar esa escena. Tenía ese tipo de dificultad».

También hay actores y actrices que no quieren hacer este tipo de escenas (entre otras cosas), como ha confirmado en alguna ocasión Charlie Hunnam.

«He sido profundamente germófobo desde que era un niño pequeño. No quiero besar a nadie más que no sea mi novia durante toda mi vida. Cuando tenía unos 8 o 9 años, había un parásito que venía de los perros en el norte de Inglaterra el cual, si lo ingerías, te podía volver ciego. En los colegios educaban a los niños sobre la importancia de la higiene, específicamente en torno a los perros, porque algunos niños se quedaron ciegos. Eso me aterrorizaba. Lo que pasa es que todo el mundo piensa que es genial ser actor y besar a actrices preciosas en las películas, pero lo odio«.

Advertisements
Anuncios

Tagged: