Desde hace mucho tiempo, se tiene la idea de que la salsa cátsup es el ingrediente más utilizado en cine para simular sangre, algo que, en entradas anteriores, ya habíamos comprobado que era falso. Sin embargo, este condimento tiene sus usos para el cineasta amateur, y puede ahorrarte una gran cantidad de dolores de cabeza.

Como recordarás, ya habíamos visto la receta para hacer sangre artificial con apariencia de fresca, pero como cualquier entusiasta del terror sabe, no es la única forma en que este fluido se presenta. Haz bolsas de tela blanca – manta es lo más habitual -, rellénalas de harina en forma compacta, y cúbrelas con una capa irregular de cátsup, lo que te dará vísceras muy convincentes. Para las más obscuras como el hígado, puedes primero remojarlas en café, para darles una apariencia más obscura. Para las tripas unos tubos de goma bastante flexibles cubiertos con este mismo condimento es un truco muy práctico.

Si bien las costras y la sangre seca tienen un color marrón terracota, por el efecto coconut, los espectadores están esperando un rojo obscuro. Eso lo puedes lograr agregando también cátsup, y dejándola secar sobre muebles o prendas de ropa. Incluso, si se deja sobre la piel puede ser muy convincente para simular costras o sangre vieja, pero en ese caso, ten en mente que se desprende muy fácilmente con el roce o movimientos bruscos, así que tomado en cuenta.

Con los ángulos e iluminación correcta, podrás obtener efectos sumamente interesantes, y te resultará más económico que las opciones hollywoodenses.

Advertisements
Anuncios
Tagged: