Crítica: 300: El origen de un imperio

| |

¿Repetitiva? ¿Aburrida? Si 300 fue un soplo de aire fresco, una sorpresa, y visualmente deslumbrante, su secuela 300: El origen de un imperio no es ninguna de esas tres cosas. ¿Por qué? Porque todo lo que vemos en esta película lo hemos visto en la anterior, mucho mejor dirigida, escrita y con una mejor historia.

"300: El origen de un imperio"
"300: El origen de un imperio"

Antes de nada, vamos con el argumento. El general griego Temistocles lucha por conseguir la unidad de las polis griegas. Él dirige las tropas griegas que se enfrentan con el ejército persa, liderado por Xerxes y Artemisa, para impedir la invasión del país. El filme está dirigido por Noam Murro, escrito por Zack SnyderKurt Johnstad, basándose en la novela gráfica de Frank Miller; y protagonizado por Sullivan Stapleton, Eva Green y Rodrigo Santoro, entre otros.

"300: El origen de un imperio"
"300: El origen de un imperio"

Uno de los fallos es la dirección, ya que si bien una película así carece de demasiada complejidad ya que llega hasta donde le dejan los efectos digitales, el trabajo del realizador es clave para que sea una buena película como fue 300 o un filme que olvidas nada más sales por la puerta del cine como esta secuela.

Otro de los problemas es la debilidad del guión. El director trata de complicarlo con subtramas para que la historia no termine en treinta minutos. Pero la solución del realizador es inútil, el guión pide acción y violencia. No se trata de películas de diálogos interesantes ni contextos, se trata de aplastar al enemigo y pasar a la siguiente pantalla.

"300: El origen de un imperio"
"300: El origen de un imperio"

Por otro lado tenemos a los protagonistas. Si bien la protagonista femenina Eva Green está bastante bien, su compañero villano Rodrigo Santoro sobra totalmente. Si bien todo comienza con la muerte de su padre a manos del griego Temístocles, bien se podría haber realizado la película sin él. No entiendo para nada su transformación en un dios-rey después de meterse en una extraña bañera. Por último tenemos a Temistocles, que aunque se esfuerza, no tiene ni el magnetismo ni el carisma de Leonidas, interpretado por Gerard Butler.

Por último, quiero decir que hasta la escena de sexo es mejor en la primera entrega que en esta secuela.

Una secuela que fracasa estrepitosamente y que no ha sabido ni siquiera aguantar la dignidad de su predecesora.m

Anuncios