Que divertido es volver al pasado y observar gustosos nuestra propia infancia en la mirada de cientos de personas de diferentes edades, todos ansiosos por continuar las aventuras del Saiyayin más famoso del planeta. Si, sin duda alguna Dragon Ball es multigeneracional (allá uno de 8, otros de 15, 20 y los menos pero suficientes, de 35 años para arriba). Akira Toriyama retoma la parte creativa y nos enseña porque ésta, su serie emblemática, viene precedida por tanto cariño. Los elementos más importantes están ahí. Las batallas épicas, los personajes clásicos (Kame Senin), los poderes ilimitados, el mal genio de Vegeta y un personaje nuevo del que quizás conoceremos pronto en la nueva serie anunciada: “Dragon Ball, Super, 2015”.

La trama es conocida por todos ya que el tráiler nos revelaba demasiado y no es de asombrarse, ya que hay muy pocos que no sepan de que trata la serie: peleas, conflictos y evoluciones. Y para los que esperabamos algo más, ahí está.

Ésta película es una continuación directa de la anterior (Dragón Ball Z, La Batalla de los Dioses, 2013) y vemos a Freezer (el poderoso Freezer) ser resucitado por las esferas del Dragón por primera vez y reclamar su trono como emperador y comerciante del universo. Pero antes de ello, viene dispuesto a cobrar venganza contra el Super Saiyayin de la Leyenda que lo derrotó. No será fácil, ya que Goku también ha estado entrenando y ahora que recién alcanzó el poder de un «Dios Saiyayin» parece que será una gran, gran batalla.

Se que quizás algunos no disfrutaron tanto “La Batalla de los Dioses” y entiendo porqué, pero creo que la mayoría es porque hemos crecido y no vemos las cosas del mismo punto de vista que como cuando eres niño o adolescente. Pero en su defensa debo decir que si fue una gran película en comparación con todas las anteriores «canónicas» o no. Esta continuación mejora todo lo que la otra quizás adolecía y lo principal es la «continuidad». Y es que además de ello, esta película es más grande, más nostálgica, más graciosa y sus batallas más enérgicas y legendarias. Freezer, además de ser uno de los villanos más emblemáticos de la serie es de los más amados (y odiado), lo que provoca que la cinta sea aún más conectiva a la época que nos volvió sus fans. En esta película hay tantas referencias a toda la serie «Z», que fácilmente como espectadores podemos repetir o anticipar tal o cual movimiento será usado por cada protagonista. Mientras nos emocionamos con las peleas y nos reimos con las ocurrencias de los personajes. ¿No hasta visto nunca DBZ? Es excelente, porque de aquí podrás partir y de entrada ya conoces el más poderoso y emblemático catálogo de poderes de los guerreros «Z», lo que te permitirá que te acerques a un universo que se este año se hace más grande y que cada vez manda más lejos a “Dragon Ball GT”. (cof.. cof.. cof..)

Parece que con este bocadillo, finalmente se cierran las entradas y ya estamos todos listos para el platillo fuerte que según los rumores viene con nuevas y poderosas transformaciones, batallas, técnicas y poderes más allá de los límites de la imaginación. Además de que la mítica rivalidad entre el principe Saiyayin y Kakarotto parece no tener un final próximo.  ¡Kame!, ¡Hame!… ¡Ha!

Mi calificación (De Fan) 9. (****1/2 estrellas de 5) (de No Fan) 8 (**** estrellas de 5)

 

Advertisements
Anuncios

Tagged: