Critica: Las vueltas del destino, y tú piensas que tu familia está loca?

| | ,

¿Qué nos une? ¿Qué nos separa? Me refiero y hago esta pregunta que probablemente nos hemos hecho varias veces, tal vez este cuestionamiento lo vemos cuando miramos a nuestros hermanos, nuestra madre o padre a los ojos y que en cierta forma ya no nos reconocemos tal cual éramos en la infancia. Resulta a veces difícil aceptar que los niños que fuimos alguna vez  ya no existen, que los que pensaban que papá y mamá lo eran todo, todopoderosos, que podían solucionar casi cualquier problema, pero al tiempo nos damos cuenta, que son seres humanos como nosotros, que lo único que los diferencia de nosotros es la experiencia, la que nosotros necesitamos pero no escuchamos.

"No podemos predecir el futuro, porque si pudiéramos no nos levantaríamos de la cama" son las palabras de Barbara Weston interpretada magistralmente por Julia Roberts, y que razón tiene, no podría imaginar mi vida sabiendo que tal vez en un año moriré atropellado o afectado por una extraña enfermedad. Pero también la historia muestra una familia, como cualquier otra, con tonos más agudos que otros pero al fin es el mismo núcleo que se repite dentro de la sociedad, este núcleo del cual dependemos para ser totalmente funcionales dentro de un sistema de valores y creencias que espera algo de nosotros, que espera crezcamos, nos casemos, tengamos hijos- hijos cuerdos debo decir- y que funcionemos como relojitos cada día para que la maquina no se desequilibre. Pero no es así, resulta ser que el núcleo del cual venimos esta enfermo, nuestra madre tiene traumas y vicios, que a su vez sus propios padres se los heredaron, nuestro padre -si es que no está borracho, o que sí está viviendo en la casa, está loco y es muy agresivo o también lo totalmente opuesto- y con todos estos ingredientes para una receta perfecta se unen lo que los psicólogos llaman "Secretos familiares" ¿Qué haríamos sin ellos? estos resultan de los errores de nuestros padres o también de los abuelos, y nos venimos enterando muchísimo después, que nuestra abuela era la amante, que el tío que más queremos es adoptado de la otra familia del abuelo, o que tú eres hijo de tu tío y hermano de tus primos, pero que al final tu padre no te quería, aunque fingía que sí. Con esto nos lanzamos al mundo, a enfrentarnos al amor, al desamor, al rechazo, a la poca alegría y también al rencor, para formar otro circulo donde quizá repetiremos los mismos patrones de conducta que nuestros progenitores, si es que no nos deprimimos antes y nos suicidamos por el simple hecho de ya no querer vivir más.

De eso trata Agosto: En el condado de Osage, una familia, secretos, dolor, muerte, rencor y muy pocas alegrías, un drama amargo que sólo se puede comparar con poner la caja de pandora en medio de una reunión familiar, destaparla y a disfrutar se ha dicho, las palabras, las maldiciones, los abrazos, las treguas, las vistas gordas, los errores y las decepciones que nos llevan siempre a un resultado, que probablemente no es el que queremos, ni mucho menos el que planeamos, pero que ahí está y lo debemos enfrentar.

Un filme conformado por Meryl Streep, Julia Roberts, Dermot Mulroney, Abigail Breslin, Ewan McGregor, Juliette Lewis, Sam Shepard, Benedict Cumberbatch y muchos más, dirigidos por Jhon Wells, mejor conocido por la serie de Sala de emergencias, y producida por el también muy buen director y actor George Clooney, que con todos estos componentes la película es una bomba, quedas atrapado bajo un ritmo vertiginoso de emociones, de identificaciones situacionales, gestos y hasta palabras, causando algunos "Deja Vus" en tu memoria, porque seguramente alguna de esas situaciones han pasado detrás de la puerta que separa la intimidad del hogar de la ruidosa calle, donde seguramente cruzando ese asfalto se encuentra otra puerta con más diferentes historias igual de crudas y escandalosas, tus vecinos.

Excelentemente actuada, ver por fin a Roberts y Meryl actuar juntas es un deleite, todos en una mesa, no sabes si mirar a Chris Cooper, o ver la cara de Julia hacia Meryl, o contemplar como ha crecido Abigail, que parece ayer que la vimos en Pequeña Miss Sunshine y su extraordinaria nominación. Ahora que ya están a la vuelta los Oscar podemos comparar las actuaciones de las nominadas y los nominados, los mejores directores, pero sin duda, que varios queremos que Meryl obtenga el premio por mejor actriz, y, aunque la competencia está reñida, creo que está muy pareja, Ema Thompson con su Mary Poppins, Sandra en Gravedad, Blanchett con Jazmín Azul, Judy Dench con Filomena, tenemos de donde tomar partido.

A pelear se ha dicho con Agosto o Las vueltas del destino como su titulo en México(me pregunto quien pone esos títulos).