Cuando el porno nos alcance.

| |

 

El cine porno es un género oscuro dentro del cine, ya que a nadie le gusta aceptar públicamente que lo consume. Sin embargo, a juzgar por una serie de nota recientes, quizás estemos viviendo nuevos tiempos en torno al tema. Todo empezó cuando hace poco se anunció la venta de la versión sin cortes de Calígula en el Reino Unido. Resulta que una cinta que estuvo prohibida para su exhibición pública por más de 20 años, ahora podrá ser disfrutada en la comodidad del hogar de quien la compre.

Poco después de eso, fue difundida la noticia de que Steven Soderbergh eligió a una conocida estrella del cine porno, Sasha Grey para protagonizar su próxima cinta, titulada The Girlfriend Experience. La historia versa sobre la vida de una prostituta de alto nivel en la ciudad de Nueva York.

Y para rematar, supimos por la prensa  la semana pasada, que Rose Mcgowan fue la elegida para protagonizar a Linda Lovelace, actriz porno que alcanzaría fama mundial con la cinta Garganta Profunda. Dicen los que saben, que Lovelace se convirtió en  toda una celebridad dentro del género, debido a esta legendaria película.

Rose McGowan solo había interpretado papeles un tanto sin importancia - Charmed parece su trabajo más recordado- así que esta puede ser su gran oportunidad, ya que era más famosa por el romance que sostuvo con Marilyn Manson que por sus trabajos en cine. (Al parecer al reverendo Manson así le gustan, después de McGowan estuvo casado con Dita Von Teese, considerada la reina del burlesque y el striptease).

El punto es que el cine porno es toda una industria que genera miles de dólares y eso que se supone que se difunde prácticamente en la  clandestinidad. Y la verdad genera mucha curiosidad para la mayoría de los mortales saber que hay detrás del sexo como opción de entretenimiento. Quizás haya llegado el momento de hablar honestamente de un tema considerado tabú hasta apenas el siglo XX... y se supone que ya estamos en el XXI ¿no?