Para los que nos regocijamos acompañados del género de terror, sabemos que pretextos para sentarnos a ver estas películas nunca faltan. ¿Será la intensidad, el suspenso, los sustos, o un poco de todo? No sabemos, ¡pero nos encanta la tensión que trae consigo!

Por ello, en Cine3 nos hemos dado a la tarea de recorrer el extenso y variado catálogo de nuestra plataforma favorita, Netflix, donde hemos descubierto cuatro maravillosos y espeluznantes largometrajes del cine indie de terror de años recientes.

Ojo… Si te gustó la propuesta de films como The Babadook o It Follows, e incluso el thriller The Invitation, entonces este es el listado para ti.

4 Holidays (2016)

Iniciamos el conteo con esta película de antología conformada por cortos que giran en torno a celebraciones populares como San Valentín, Pascua, St. Patrick’s Day, Día de la Madre y Día del Padre, Halloween, Navidad y Año Nuevo. Holidays aspira a entregar un enfoque de terror distinto. Para ello contó y reunió a directores como Kevin Smith, Scott Stewart, Gary Shore, Nicholas McCarthy y más, cada uno a cargo de una festividad distinta.

Decimos aspira, porque aunque está muy lejos de ser perfecto, muestra potencial y más elementos positivos que negativos. La idea de dar un giro a las mencionadas tradiciones y el folclor que cada una de ellas trae consigo, nos presenta una perspectiva interesante, a veces divertida, por momentos aterradora.

Especial atención en la entrega de Navidad, con un Seth Green como nunca antes y a San Valentín, un corto verdaderamente oscuro y retorcido.

3 Maniac (2012)

¿Quién habría pensado que el hobbit más confiable, valiente y leal, podría ser también un asesino serial brutal? Por supuesto no estamos hablando de Frodo, sino de Elijah Wood, que en Maniac interpreta a Frank, un solitario joven atormentado con fetiche por los cueros cabelludos y el sadismo.

La trama sigue al asesino en serie, que se obsesiona con una joven artista llamada Anna (Nora Arnezeder) a quien acaba de conocer. A medida que Frank le ayuda con su próxima exhibición, se desarrolla una amistad entre ambos que da rienda suelta a los deseos reprimidos y más aterradores de él.

El film dirigido por Franck Khalfoun, a partir del guión del siempre preciso Alexander Aja, se trata del remake de la película homónima lanzada en 1980. A su paso por salas de cine de Estados Unidos en 2012, se cuenta que la nueva versión provocó una ola de vómitos entre los asistentes, creando cierta polémica a su alrededor. Contrario a lo que se podría pensar, no fue ninguna exageración por parte del público, pues la cinta no tiene reparo en retratar la violencia con detalle extremadamente gráfico y bestial. La cantidad de violencia no es mucha, pero su acercamiento en primer plano (ya que se filma desde el punto de vista del asesino) a acciones como quitar el cuero cabelludo de sus víctimas, podría hacerte sentir incómodo y tal vez hasta nauseabundo. Técnica y estéticamente contiene tomas maravillosas y cuidadas.

Si te gusta el gore y el aspecto psicológico de un asesino, esta es para ti. No te dejes engañar por la cara angelical usual de Wood, que aquí no hay nada de eso. Dale a Maniac una oportunidad cuanto antes.

2 Creep (2014)

¿Cuántas veces se nos debe advertir que debemos mantenernos alejados de Craiglist? Por si lo hemos olvidado, Creep está aquí para recordárnoslo.

La trama de este thriller de terror se enfoca en Aaron (Patrick Brice) un camarógrafo que responde a un anuncio clasificado en el mencionado sitio. El trabajo involucra viajar a una remota montaña por un día, donde filmará los últimos mensajes de Josef (Mark Duplass), un hombre desahuciado. La naturaleza del trabajo suena sospechosa para él, sin embargo acepta hacerlo, pues hay muy buena paga de por medio. Una vez en el lugar, las cosas se tornan siniestras a medida que los últimos mensajes salen a flote. Aun así, Aaron finaliza su labor y cuando es momento de irse, recibe una llamada muy extraña que lo lleva a darse cuenta que nada es lo que parece.

Tal como sucede con nuestro ejemplo anterior, la cinta está rodada desde la perspectiva de nuestro protagonista con la técnica mejor conocida como found-footage, famosa por haberse empleado en The Blair Witch Project.

Escrita, dirigida y coprotagonizada por Brice, Creep es un claro ejemplo de que para lograr un buen susto, no se necesita recurrir al gore, ni técnicas típicas de películas de género. El incómodo intercambio entre los dos hombres, así como el temor, se construyen de a poco, dando lugar a una tensa y escalofriante atmósfera, en paralelo al destape de las verdaderas intenciones.

 

1 The Boy (2016)

La narración se centra en Greta Evans (Lauren Cohan), una joven mujer procedente de Montana, que empieza de nuevo su vida, después de escapar del abuso de su novio. Lo anterior la ha llevado a dejar el país, y recluirse en una remota aldea inglesa en donde acepta un trabajo como niñera en la casa de los pudientes Sr. y Sra. Heelshire, una pareja mayor bastante excéntrica.

Las cosas se tornan inquietantes cuando Greta descubre que el niño de ocho años que debe cuidar, en realidad es una marioneta que el matrimonio cuida como si fuera su hijo real. Los Heelshire perdieron a su hijo en un incendio cuando este tenía apenas… sí… ocho años de edad. La marioneta les ha ayudado durante 20 años a lidiar con su duelo de la manera más extraña. A Greta se le hace saber que debe seguir al pie una lista con reglas estrictas en su nueva labor, y después de incumplir una de ellas, pues no se las toma en serio, todo se transforma en algo más alarmante, dando paso a acontecimientos difíciles de explicar.

La dirección a cargo de William Brent Bell (The Devil Inside), es atinada. El cineasta juega con el ritmo, los componentes del film y nuestros pensamientos a su antojo. Llegando hasta el punto en que creemos a todos unos lunáticos. Los trucos y recursos que componen el guión escrito por Stacey Menear, nos mantienen adivinando hasta su clímax, donde se integra un giro que seguramente te sorprenderá.

Tagged: