Antes de su estreno no estuvo exenta de polémica, menos cuando poco a poco los tráilers revelaban una versión descafeinada del anime mainstream con el que muchos se engancharon al noveno arte (por allá en 2006), así que no es de extrañar que la comunidad de Internet no le tenga piedad a la mencionada adaptación.

Pero, ¿es justificado el rechazo masivo? Bienvenidos a una entrada más, donde desglosaremos la película de Netflix: Death Note.

«L» en la versión norteamericana de Death Note

 

Antes de empezar

No está demás aclarar que el equipo estadounidense se tomó muchas licencias durante el desarrollo de la mencionada cinta, dado que la naturaleza de una adaptación permite ello; toma algunas ideas de la fuente original pero las transforma en clichés de la cultura en Estados Unidos.

Quien acuda a este film esperando una copia fiel al anime, se sentirá traicionado y burlado una vez termine de visionar dicho largometraje.

No es de extrañar que el anime de culto que da pie a esta película tenga un séquito de seguidores que lo defienden a capa y espada: en su momento fue una revolución en la animación japonesa.

No siendo más, el equipo de CINE3 les da la bienvenida a la crítica con lo mejor y lo peor de Death Note (Hollywood).

 

Lo peor

Death Note  fue una excusa para vendernos otra secuela de Crepúsculo 

Light Turner y Mia Sutton, en el baile de graduación

Existe un mar de películas sobre amores adolescentes: lo impredecible, pasional, irracional, dependiente y demás lugares comunes que arrastran este tipo de cintas. Pero, ¿usar Death Note para vendernos otro romance fugaz entre dos chicos que no saben qué quieren? ¿Y ese milagro que no hicieron un triángulo amoroso con «L»?

Aunque no está demás admitir que es entretenido y diferente porque ambos son un par de «seres incomprendidos» que les gusta estar juntos, más no la chica popular y el «perdedor» de turno.

No olviden anotar en sus libretas: «Para conseguir [email protected], necesito primero una Death Note».

 

De buenas intenciones está empedrado el camino hacía el infierno

De izquierda a derecha: «L», Light Turner y Mia Sutton

Lejos de ser la catástrofe audiovisual que algunos radicales quieren hacernos creer, la presente adaptación no es tan mala, ¿qué esperaban de la misma casa productora de 13 Reasons Why? Drama adolescente Everywhere.

Pero cuando la cinta decide dejar de lado es tragicomedia amorosa, llega a ser disfrutable; igual con otras del género que parece tenían buenas ideas pero les pusieron el ariete de «Romance adolescente».

 

Lo mejor

Agregan algo a la mitología de Death Note

Light encuentra el Death Note

El detalle de que al quemar la página puedes salvar la vida del objetivo fatal, lo cual es exclusivo de esta adaptación, es un detalle prometedor.

Además de que expanden hasta niveles insospechados el poder del cuadernillo y se acercan a la esencia del anime; un ajedrez macabro donde el más ingenioso y perverso ser se enfrenta a su rival: una suerte de antítesis de todo lo que él es.

 

Por unos minutos es Death Note

«L» y Ligh: frente a frente.

Así sea por separados lapsos a lo largo del largometraje se acerca al material del que bebieron para desarrollar la adaptación.

Nos referimos acá a las escenas donde cual títeres los que han obrado mal: caminan lentamente hacía su inevitable y violenta muerte; como la escena en que caminan hacía una azotea y lentamente se dirigen hasta el borde y caen al asfalto.

También al clímax donde encuentran la manera de satisfacer eso a lo que nos acostumbró el anime y tenía que aparecer: un plan revelado que con cada detalle nos deja ver que el protagonista, es un bastardo.

 

«L»

L en Death Note (Netflix)

Lakeith Stanfield interpreta al mejor detective en el universo de Death Note: «L».

Un análisis serio debe ir más allá del color de piel del actor y centrarse en si su actuación es acorde al personaje que encarnó: en éste caso, afortunadamente, Stanfield se lleva las palmas.

Con una interpretación sobria y a veces perturbadora—acorde al original—, el excéntrico némesis de Kira se ve más humano, menos ajeno (en especial con el arco de Watari), en esta cruzada por detener a un asesino sin piedad idolatrado por millones.

Se podría argumentar que es el personaje más apegado al anime; desde detalles tan simples como el sentado particular de L, su desinterés casi todo excepto resolver crímenes y esa constante sensación de que está un paso adelante de todos.

 

Tráiler 

 

Finalmente, no hay que rasgarse las vestiduras por ésta adaptación, sencillamente estamos ante una versión «light» para público estadounidense, en donde se valieron de todos los clichés del género romántico adolescente y uno que otro momento «Death Note», lo que nos hace sentir en otra disparatada película sobrenatural pero con un romance en medio.

No está demás recomendar el anime del que se basaron y entender porqué es la animación japonesa de culto que es.

Si éste film palomitero sirve para atraer más público al material original: démonos por bien servidos.

FICHA TÉCNICA

Título: Death Note
Dirección: Adam Wingard
Guión: Charley Parlapanides, Vlas Parlapanides y Jeremy Slater

Basado en Manga de: Tsugumi Ohba y Takeshi Obata

Reparto: Nat WolffLakeith StanfieldMargaret Qualley y Willem Dafoe
Género: Acción, drama, crimen, fantasía, horror, misterio y suspenso
Duración: 101  minutos
Año: 2017
País: Estados Unidos
Fotografía:  David Tattersall
Música: Atticus Ross y Leopold Ross

 

Advertisements
Anuncios

Tagged: