Debbie Reynolds: el legado en cine, televisión y teatro de la legendaria actriz, cantante y bailarina - Parte I

| | , ,

“Nunca me retiraré. Siempre actuaré, es lo mío. Amo cantar y bailar. Veo Turner Classic Movies cada noche, ¿qué haría sin TCM?” declaraba Reynolds en 2015.

¿Qué haremos nosotros sin Debbie Reynolds?

La muy querida actriz, que se convirtió en un ícono de la industria cinematográfica a partir de su incursión en una de las películas más recordadas de todos los tiempos, Singin’ in the Rain, construyó una de las carreras actorales más fructíferas y diversas en casi siete décadas de trabajo en cine, televisión y teatro. Y el día de ayer, a la edad de 84 años, la legendaria Debbie Reynolds dejó este mundo, apenas un día después que su hija, Carrie Fisher, falleciera a los 60 años. Su hijo, Todd Fisher declaró el deseo de su madre de estar con Carrie, afirmando que ese anhelo se convirtió en sus últimas palabras.

Con el profundo respeto y admiración que sentimos por una de las integrantes de la Edad de Oro de Hollywood, en Cine3 nos embarcamos en un recorrido por los puntos clave en la carrera de la emblemática actriz.

Descansa en paz, Debbie Reynolds.

 

5) SU DESCUBRIMIENTO, INICIO EN EL CINE Y SINGIN’ IN THE RAIN

Nació en El Paso, Texas como Mary Frances Reynolds, y siete años después, se mudó junto a su familia a California. Después de ganar el concurso Miss Burbank en 1948 a los 16 años por realizar una imitación de Betty Hutton, los estudios le ofrecieron un contrato y así nació Debbie Reynolds, la actriz.

Su primer rol acreditado en la pantalla grande lo ganó con la película The Daughter of Rosie O’Grady en 1950, en un papel secundario. El mismo año hizo la biopic Three Little Words protagonizada por otro ícono, Fred Astaire. La cinta le otorgaría a Reynolds su primera nominación al Golden Globe como Mejor Nueva Promesa. No pasaría mucho tiempo para que el punto de inflexión en su carrera se hiciera ver.

Dos años después, Estados Unidos – y con el paso del tiempo el mundo entero – conocería a una adorable joven de 19 años que pasaría a los libros de la historia de la industria del cine gracias a su intervención como la dulce Kathy Selden en la comedia musical Singin’ in the Rain, primera película en rol protagónico a lado del gran Gene Kelly, coreógrafo, codirector y protagonista del filme. Para perfeccionar sus pasos de baile, recibió la ayuda tanto de Kelly como de otra de las super estrellas danzantes de la época, con quien unos años antes había compartido crédito en la gran pantalla, el recién mencionado Fred Astaire, quien se encontraba trabajando en el escenario de sonido vecino. Singin’ in the Rain es considerada por críticos y espectadores como la mejor y más popular película musical de todos los tiempos, mientras que el American Film Institute la nombra la décima mejor del mundo.

 

4) AÑOS 50 Y 60 EN EL CINE Y LA ÉPOCA DORADA DE HOLLYWOOD

 

Los años 50 y 60 estuvieron marcados por una gran cantidad – y calidad – de filmes que Reynolds protagonizó a partir de su revelación en Singin’ in the Rain, catapultando su estatus de mujer protagonista de forma sólida. Algunos de los largometrajes que marcaron estas dos épocas: Susan Slept Here (1954), la tragicomedia se desarrolla en la Nochebuena, donde un guionista de Hollywood recibe un regalo inesperado: una joven delincuente llamada Susan Landis (Reynolds). The Catered Affair (1956), le daría el premio como Mejor Actriz de Reparto por parte de la National Board of Review por su incursión en la película que gira alrededor de un lío formado a partir de la decisión de Jane y Ralph de casarse y tener una boda pequeña, sin embargo, aquellos que le rodean desean que sea una gran recepción y el desastre no se hace esperar cuando los anhelos de novios y familiares no coincidan. El mismo año, protagonizaría a lado de su esposo Eddie Fisher, Bundle of Joy. La comedia musical le valdría su primera nominación al Golden Globe en la categoría Mejor Actriz de Comedia o Musical.

 

Un año después, se estrenaría la comedia romántica Tammy and the Bachelor (1957), donde Reynolds daría vida a una mujer poco sofisticada de Mississippi, que cae rendida ante un caballero sureño poco convencional. La actriz también se encargaría de interpretar la canción principal de la película, que recibió una nominación al Óscar como mejor canción original en la ceremonia de 1958 y sería la canción número uno en las listas de popularidad en 1957.

En 1959 tendríamos dos excelentes películas protagonizadas por la actriz: primero, la comedia The Mating Game, un clásico que retrata una era nostálgica que terminó hace bastante tiempo. De tener la oportunidad de verla, se les recomienda hacerlo. La segunda, The Gazebo, una comedia de crimen que muchas veces es subestimada y por lo tanto, desapercibida.

En 1962, Reynolds incursionaría en un género poblado por hombres: el western. La nominada al Óscar, How the West Was Won, le brindó la oportunidad de compartir pantalla con un gran reparto conformado por John Wayne, Gregory Peck, James Stewart, Eli Wallach y Henry Fonda. Tres años después, Reynolds sabría de primera mano lo que significa estar nominada al Óscar como Mejor Actriz y su segunda en la misma categoría en los Golden Globes, cortesía de su inmensa actuación en The Unsinkable Molly Brown, donde interpretaba a una pobre y poco educada joven mujer que de pequeña sobrevivió el hundimiento del Titanic. Dieciséis años después, se decide a  dejar todo lo que conoce en busca de respeto y una mejor vida. El filme le valió la única nominación a la estatuilla dorada en toda su carrera.

 

Te invitamos a que nos acompañes el día de mañana en la segunda y última parte del recorrido por el inigualable legado de la incomparable Debbie Reynolds.