A primeros del mes pasado llegaban nuevos detalles sobre The New Mutants, una de las películas del universo mutante que está en marcha. Durante una entrevista con Collider, la actriz Anya Taylor-Joy hablaba sobre el que el proyecto tuviera que volver al rodaje, tranquilizando a los fans al respecto.

Seguimos haciendo la película que íbamos a hacer al principio. No creo que el retraso sea frustrante porque al fin y al cabo queremos hacer algo que guste a los fans. Aunque algunos lo sientan así, tenemos que tomarnos nuestro tiempo para asegurarse de que cuando vean la película sea fantástica. Además, volver a trabajar con el personaje es genial. Me encanta. Tengo una gran conexión con ella. Es pícara, rusa y un poco psicótica”.

Más recientemente, también en Collider, ha sido el productor Simon Kinberg quien ha hablado sobre lo que está sucediendo en la película, indicando que la vuelta al rodaje podría afectar a la calificación de la misma. No tiene claro cuál será finalmente, pero comenta que ahora mismo hay dos posibilidades.

«Podrá ser R, como suelen ser la mayoría de películas de terror de estos días, a excepción de Logan o Deadpool; o PG-13, como son tradicionalmente las películas de superhéroes. El estudio está abierto a cualquier calificación. Está protagonizada por actores jóvenes, pero es aterradora».

Veremos qué novedades surgen próximamente. Ahora mismo, esto es lo que sabemos. Lo cierto es que está claro que una calificación que permita a más personas entrar al cine a ver la película es mejor para el estudio dado que eso garantiza una mejor taquilla, al menos en un primer momento.

Esto puede cambiar si resulta que la película no gusta, pues la venta de entradas disminuirá. Aunque lo cierto es que lo hará también con cualquier otra calificación si las críticas no son buenas. Por otro lado, una calificación mayor hace que sean menos personas las que pueden ver legalmente la película.

Podría suponerse que es algo negativo, pero no tendría por qué ser así. El propio productor indica dos películas que tuvieron mucho éxito de taquilla a pesar de su calificación R. Es más, hay casos en los que una película se ha estropeado por bajar la calificación para intentar que más gente la vea.

Por eso, lo más importante debe ser que la película se haga como deba hacerse, como la historia esté mejor contada, sin importar la calificación que tendrá.

En el tiempo presente. Mientras se encuentran en una instalación secreta en contra de su voluntad, un grupo de jóvenes mutantes descubren sus poderosas habilidades. Allí, la doctora Cecilia Reyes (Alice Braga), quien trabaja en la institución secreta del Gobierno donde los jóvenes están encerrados, les estudia y analiza. Los mutantes Wolfsbane (Maisie Williams), Magik (Anya Taylor-Joy), Cannonball (Charlie Heaton), Sunspot (Henry Zaga) y Mirage (Blu Hunt) deberán luchar contra sus miedos, sus poderes y los peligros que les rodean. Su objetivo será escapar de sus pecados pasados y salvarse a sí mismos.

Este spin-off que expande el universo X-Men está dirigido por Josh Boone, que co-escribe el guión junto a Kante Gwaltney, adaptando los cómics realizados por Chris Claremont. Será la primera vez que estos personajes lleguen al cine. La fecha de estreno está prevista para el 2 de agosto de 2019.

Advertisements
Anuncios

Tagged: