Dobles de talento

| |

R.P. Productions
R.P. Productions

Cuando en el cine nos hablan de dobles, generalmente pensamos en aquellos que hacen las escenas peligrosas para un actor, de modo que no sufra daño. Pero si bien son los más usados en el cine, no son los únicos en el medio. Existen los llamados dobles de talento, cuya función es cubrir a los protagonistas en actividades demasiado especializadas, que ellos mismos no podrían hacer. Como un ejemplo hemos de mencionar que, si bien Adrien Brody aprendió los aspectos básicos del piano para la cinta El Pianista, en muchas tomas de cerca, se usaban las manos de Wladyslaw Szpilman, músico profesional, y que le daba la velocidad y soltura que el actor, a pesar de la práctica, no hubiera podido duplicar.

Otro caso bastante conocido es el de Sarah Lane, quien se encargara de ejecutar varias de las escenas de baile de El Cisne Negro, y que en su momento generó un escándalo. Y así como éste, hay muchísimos ejemplos, que incluyen arqueros, tenistas, bailarines, músicos e incluso cantantes, que muchas veces doblan la voz de algún actor con talento histriónico notable, pero una voz terrible. Del mismo modo, existen dibujante o pintores que realizan las obras que el protagonista "realiza" en escena.

Quizá lo más alarmante de todo, es que muchos de estos talentos rara vez reciben créditos, pues las más de las veces no forman parte de una plantilla dedicada al cine, sino que son contratados de forma externa. Así que, por ello, aprovecharé este espacio para rendirle tributo a todos ellos que, al igual que un doble de riesgo, ponen sus habilidades para que el actor o actriz se lleven el crédito.