Al conjunto de manifestaciones artísticas y folclóricas de un pueblo se le llama cultura popular. La lucha libre mexicana posee un rico sistema de creencias, valores y tradiciones. En nuestro país este cúmulo de ideas se han visto representadas una y otra vez en películas, series, cómics y carteles. Pero en la primera década del siglo XXI se hizo notar su peso en dos series que reflejan el peso de la lucha libre mexicana en la cultura popular, y que seguramente recordaran con mucho cariño los jóvenes de hoy.

 

¡Mucha Lucha!

 

Si creciste en la década del 2000, seguramente escuchaste hablar de Rikochet, Buena Niña y La Pulga. Tres aprendices de luchadores que hicieron las delicias de los pequeños aficionados.

El 17 de agosto de 2002, Cartoon Network estrenó la serie animada ¡Mucha Lucha!, producida por Warner Bros. Animation y Nelvana. Rikochet, Buena Niña y La Pulga, son los protagonistas de esta serie que claramente hace referencia a la cultura mexicana en Estados Unidos.

Para comenzar, el nombre esta en español. Fechas como el 5 de mayo (Batalla de Puebla) y la aparición de personajes como el General Ignacio Zaragoza y Emiliano Zapata, hacen evidente el señalamiento. También aparecen dos luchadores representativos del estilo mexicano, Blue Demon Jr. y Rey Mysterio, aunque este ultimo se hace llamar Rey Dinámico.

En la introducción de cada capitulo se presenta el tema ¡Mucha lucha!, interpretada por la banda de rock Chicos de Barrio.

El argumento es sencillo. «Las Tres Mascaritas», como se hacen llamar los chicos mencionados, deben aprender el oficio bajo un código de «honor, familia, tradición y donas«. El lider, Rikochet, es hijo de un famoso luchador y fiel seguidor de las enseñanzas de su abuelo.

Buena Niña es una técnica de corazón. Se apega al reglamento de la lucha enmascarada, la higiene. La Pulga es su contraparte, un tonto y sucio niño que, sin embargo, es noble en el fondo. Aunque el color de su traje es blanco parece café por la suciedad.

Entre los tres cuidan de un perro llamado Máscara-Can. La Pulga tiene a su hermana La Pulguita Agotadora, una bebé que es mucho mejor luchadora que él. Rikochet también tiene a El Rey del Dolor, Jr., un juguete de plástico que cobra vida para aconsejar al niño. Pero si hay un personaje que sobresale y queda en la memoria es el adorable Frijolito. Él es un luchador con disfraz de frijol verde, que solo sabe repetir de forma tierna su nombre.

Muchos otros personajes aparecieron hasta el 26 de febrero del 2005, cuando terminó la serie. Y aunque es más una parodia de los chicanos que de los mexicanos, se le perdonan todas los estereotipos por su buena realización. Además, no solamente es diversión, pues en cada episodio se enseña alguna lección moral a los pequeños a través de las aventuras de los protagonistas.

Santo contra los clones

En 2004 HookUp Animation, LMT Animation Studio y Cartoon Network, se aventuraron a producir Santo contra los clones. Fue una serie animada de Cartoon Network Latinoamérica, basada en el personaje más representativo de la lucha libre mexicana.

Emitida cada miércoles a las 8:00 pm en México, constó de 5 capítulos con una duración de 2 a 3 minutos cada uno. Su director, Carlo Olivares Paganoni, creó la serie como un homenaje al legendario enmascarado. El cineasta, publicista y dibujante contó además con la colaboración de Hijo del Santo.

Alberto Pedret encabeza el reparto que prestó sus voces para los personajes. Pedret es conocido por haber doblado la voz de Eliot Ness en Los Intocables, y claro, de El Santo en varias de sus películas. Hectór Sáez es El Profesor y Gabriela Guzmán, Diana. El Dr. Clone es interpretado en voz de Daniel Giménez Cacho, Adenaido por Omar Chaparro, y El Anunciador, Arturo Rivera.

Ubicado en la Ciudad de México, el Dr. Clon recrea a los viejos enemigos de Santo para acabarlo. Lobas, momias y vampiresas se enfrentan a Santo en: Las Lobas contra el D.F, Santo contra el Regreso de las Momias, El Pelo en la Camisa del Jardinero, El Regreso de las Vampiras y Santo contra Santo.

 

Para Lapham, Stan pretendía exponer la presión a que estaría sujeto un adolescente con súperpoderes, siendo una celebridad nacional y tratando de cumplir con sus responsabilidades como estudiante. Lapham explora una posibilidad, que el promotor de lucha libre Monty Caabash maneje la carrera del chico y explote su vanidad.

Pero las posibilidades quedan abiertas, esto es lo que hizo grande a un escritor como Stan Lee. Planteó problemas que nadie más se había atrevido antes en los cómics y permitió que el lector llenara los huecos de la narración.

Seguramente conocías alguno de estos referentes de la lucha libre mexicana en la cultura popular estadounidense? ¿Cuál de ellos es tu preferido?.

Nota: si buscas Lucha Libre y Wrestling online, Superluchas ofrece una buena lista de opciones.

 

 

 

 

 

Advertisements
Anuncios

Tagged: