Llegó a los cines Dr. Strange, la más reciente adaptación de los cómics al Universo Cinematográfico de Marvel. Desde el inicio se sabía que trasladar a este personaje a la pantalla grande representaría un gran reto; ¿consiguió sortearlo el director Scott Derrickson?

Dr. Strange fue creado en 1963 por el dibujante Steve Ditko, quien le entregó una historia de cinco páginas al editor y guionista Stan Lee. Éste se encargó de bautizar al personaje y escribir los textos. De apariencia basada en Vincent Price, el nombre completo del personaje es Stephen Vincent Strange, un cirujano que quedó con las manos destrozadas tras un accidente automovilístico. Strange viaja al Himalaya en busca de una cura, donde conoce al Ancient One, el Hechicero Supremo, que será su maestro.

dr-strange-3

La premisa básica se mantiene en el filme, aunque la narración lineal hace ver como una cosa demasiado fácil la conversión del arrogante cirujano en un maestro de las artes místicas. La morada del Ancient One (que en esta cinta no es un anciano, sino la actriz Tilda Swinton en uno más de sus muchos papeles andróginos) es toda una academia para hechiceros, donde Strange es claramente el alumno menos aventajado. Hay varios discípulos que dominan ya la magia, pero el Ancient One, a pesar de que en un principio no quiere enseñarlo por considerarlo demasiado arrogante, decide, de un momento a otro, verlo como alguien especial.

En cierta manera, eso nos recuerda a Harry Potter, quien tiene como sola virtud ser un predestinado, aunque realmente no trabaje para lograr sus objetivos. Claro que, a diferencia de Potter, Strange sí estudia duramente, aun durmiendo.

Claro que por más que sea un discípulo aplicado, Strange no deja de verse como el clásico blanco occidental que sólo por dicha calidad debe ser superior a los demás, incluso superior a su condiscípulo Mordo, (Chiwetel Ejiofor) que domina mejor la magia y la pelea cuerpo a cuerpo.

dr-strange-4

Aunque se esperaría que el villano fuera precisamente Mordo, quien en los cómics es el Baron Karl Amadeus Mordo, nativo de Transilvania, el hechicero rebelde en el filme es Kaecilius (el danés Mads Mikkelsen). Para evitar que Mordo sea un spoiler viviente, hubiera sido inteligente recurrir al truco de Christopher Nolan con Robin, y referirse a Mordo sólo como “Carl” durante toda la película.

Otro gran autospoiler, para quienes no conozcan el cómic, es el nombre con el que la película está siendo comercializada en Latinoamérica: Dr. Strange: Hechicero Supremo.

Lo mejor de toda la cinta, como cualquiera pudo vaticinar con antelación, fue la interpretación de Benedict Cumberbatch como Stephen Strange. Un actor tan completo y envolvente como él llena completamente la pantalla y cubre muchas de las fallas de la trama. Sin embargo, Cumberbatch no estuvo al cien por ciento, pues abandonó su acento británico para hablar como neoyorquino. Así, su voz se escucha más grave y pierde elegancia. A diferencia de Peter Parker o Tony Stark o Steve Rogers, que forzosamente deben ser estadounidenses, con Strange bien pudieron darse la libertad creativa de hacerlo británico avecindado en New York.

dr-strange-1

La música es también un punto fuerte. Obra de Michael Giacchino (ganador del Oscar por Up), la orquesta y los coros le añaden profundidad a escenas clave. Queda ver si Giacchino se supera a sí mismo con la música de Rogue One.

El humor se percibe forzado. Quizá los chistes no estaban en el guión original y fueron petición de los productores (funcionaron muy bien en Guardianes de la Galaxia y Ant-Man).

Mención aparte merecen los efectos visuales, pues el cómic original surgió en medio de la revolución de los alucinógenos, y muchos artistas (como Ditko y Jim Steranko) recurrieron a ilustraciones sicodélicas para atraer a los jóvenes, que veían en el noveno arte un ariete de su contracultura. La película de 1978 no fue capaz de reflejar todo esto, pero ahora lograron llenar la pantalla de impresionantes escenas, cortesía de siete estudios especializados: Industrial Light & Magic, Framestore, Luma Pictures, Method Studios, Rise FX, Crafty Apes y SPOV, bajo la supervisión de Stephane Ceretti.

Marvel's DOCTOR STRANGE..Doctor Stephen Strange (Benedict Cumberbatch)..Photo Credit: Film Frame ..©2016 Marvel. All Rights Reserved.

Dr. Strange es un filme entretenido, al estilo que nos tiene acostumbrados Marvel Studios. Sin embargo, no es sobresaliente. Quizá si los orígenes de Strange hubiesen sido contados en flashback, o si hubiera estudiado en Nepal por años, y no por pocos meses, le habría quitado esa sensación de que el mérito del doctor es ser un White Gringo con suerte. Además, la amenaza a la tierra por parte de Dormammu no debía implicar la destrucción del mundo como lo conocemos, pues eso es repetitivo dentro del Universo Marvel y hace ver como poca cosa el advenimiento de Thanos y el Guantelete Infinito.

Recuerden: Hay dos escenas postcréditos.

Calificacion 5

 

Advertisements
Anuncios

Tagged: