Hace muy poco tiempo, llamó la atención la cinta Maléfica, en donde una de las villanas más reconocidas de Disney, tomaba repentinamente el papel de la protagonista, dándosele una historia personal en donde, si bien no se le podía llamar completamente como una heroina, cuando menos justificaba muchos de los hechos ocurridos en la historia original. Ciertamente, resultó algo sorpresiva esa aproximación, pero como siempre pasa, sólo fue la primera de una nueva tendencia.

En Drácula Untold, vemos una mezcla entre la historia real del Príncipe Vlad Teppes, y la tradición vampírica del personaje, en lo que inicialmente pretendió ser una historia más realista. Sin embargo, es un hecho que el personaje que vemos está realmente muy idealizado, pues vemos un príncipe noble, amoroso y comprometido con sus súbditos, algo muy diferente a la crueldad que históricamente se le achaca, y que fue el motivo por el que su gente lo considerara un demonio.

La historia arranca de manera interesante, pero de pronto se torna predecible y exagerada, incluso para una cuestión sobrenatural, pues para el nivel de poder que demuestra, hubiera podido dar un fin más rápido a la trama, y más considerando que desde un principio se le plantea como un gran estratega. Considerando lo que se esperaba de ella, la cinta resulta literalmente decepcionante, pues en su intento de replantear la leyenda, y humanizar al personaje, lo convierte en algo imposible de asimilar, ya sea histórica o fantásticamente.

 

Tagged: