Ya estamos a nos días del estreno de Dumbo en México, que no podemos calificar como un remake o una secuela, sino más bien como una reimaginación del concepto. El mismo llega a las pantallas más de setenta años después del original, que se estreno en 1941, y se tiene una gran cantidad de diferencias con respecto a la que veremos ahora. Por ello, es justo que le dediquemos unas líneas en esta ocasión a la producción original.
Esta historia surge de un cuento infantil de Helen Aberson y Harold Pearl, al que Disney le puso buena parte de historia paz convertirlo en un largometraje. Se trató de la primera cinta de este estudio ambientada en los Estados Unidos, y la única en donde el protagonista principal no dice una sola palabra, aunque los demás animales tiene conversaciones fluidas.
Quizá uno de los momentos que en ese momento llamaron la atención, es la escena en la que Dumbo – quien es un niño para efectos prácticos – se embriaga y tiene un episodio de delirium tremens. Curiosamente, en su momento fue una de las escenas más celebradas de este estudio, aunque también es cierto que muchos niños en aquellos años la encontraron demasiado aterradora.
Un punto interesante es que en la original, los humanos tienen una participación mínima, siendo los principales los payasos, que actúan como los antagonistas de Dumbo, y que aún así no tienen demasiada interacción. Al final, es la historia de como la creencia un uno mismo logra triunfar contra las adversidades.
Si bien es digna de volver a verse en la actualidad, sería conveniente un poco de cuidado, pues los niños del siglo XXI son algo más sensibles que sus contrapartes de los cuarentas.
Y para terminar, les dejamos la controvertida Marcha de los Elefantes Rosas. Disfrútenla.

Advertisements
Anuncios
Tagged: