El oscarizado actor Dustin Hoffman ha concedido recientemente una entrevista al diario británico The Independent en la que habló entre otros temas acerca de la situación actual que vive el cine. Lo cierto es que el actor no ve con buenos ojos lo que está sucediendo en el cine actualmente.

Creo que ahora mismo el cine está peor que nunca. Es la televisión la que vive su mejor época.

El problema es que sólo se busca que una película dé buenos resultados en taquilla. En Hollywood es lo único que importa, que una película haga dinero.

Creo que ahora se hace mejor televisión que nunca, mientras pienso que se rueda el peor cine de la historia, al menos en los que en mis cincuenta años de carrera he visto. Es difícil pensar que alguien va a hacer un buen trabajo con poca cantidad de dinero. Hace décadas rodamos El graduado con un guión maravilloso, un excepcional elenco y un equipo estupendo, aunque contásemos con poco dinero… Pero hoy en día sigue siendo una gran película. Con un pequeño estudio y cien días de rodaje conseguimos aquello. Hoy esto no pasaría.

El actor achaca a los estudios la culpabilidad de la situación, ya que no se muestran predispuestos a financiar pequeños proyectos. Hoy en día, ninguna productora financiaría una película modesta rodada en cien días. Si se realiza una película independiente y consigues colarla en algún cine, uno tendrá que enfrentarse a la escasez de mercado de este tipo de filmes. Las inversiones, actualmente, se dirigen a éxitos potenciales de taquilla y franquicias.

El actor también habló acerca de su carrera:

La verdad es que he completado el círculo. Fue un extraño accidente conseguir el papel protagonista de El graduado y entonces fue como si se encendiera un interruptor y de repente era una estrella.

Para la mayoría de los actores, [lo habitual es] empezar haciendo lo que eufemísticamente se llaman papeles de reparto, o incluso por debajo de eso, y si tienes suerte escalas hasta los papeles secundarios y llegas hasta los protagonistas. Depués, cuando alcanzas cierta edad, que por desgracia para las mujeres es mucho antes, ya no eres el personaje principal, por lo que pasas a ser de reparto, muchas veces como mentor del protagonista. Así se completa el círculo.

Presto atención a todas las ofertas que me hacen… Pero no creo que tenga nada que ver con lo bueno que seas o no, sino que con el dinero que ganan tus películas.

 

 

Advertisements
Anuncios

Tagged: