Después que el reportaje del New York Times hiciera públicos los alegatos de varias mujeres sobre el acoso sexual perpetrado por el magnate de Hollywood, Harvey Weinstein, nuevos testimonios emergen en la que se ha convertido la historia más importante en golpear a Hollywood, destapando el que muchos llaman “el secreto peor guardado de la industria.”

En esta tercera parte, incluimos el reporte sobre un nuevo grupo de mujeres valientes que se han sumado a las denuncias por acoso: Angelina Jolie, Gwyneth PaltrowRosana Arquette, Cara Delevingne y muchas más, hacen recuento de los terribles momentos que vivieron.

En Cine3, continuamos trayendo los pormenores de esta lamentable situación, mientras aplaudimos la valentía de las mujeres que han alzado su voz y han ayudado a descubrir una cultura que permitió el abuso de poder a manos de uno de los ejecutivos de films más exitosos en la meca del cine.

ACTUALIZADO CON LOS TESTIMONIOS DE KATE BECKINSALE Y LÉA SEYDOUX.

 

Puedes leer la primera parte aquí. 

Puedes leer la segunda parte aquí.

 

 

MÁS ACTRICES SE SUMAN A LAS DENUNCIAS CONTRA WEINSTEIN

Gwyneth Paltrow, Angelina Jolie, Rosana Arquette, Judith Godrèche, Tomi-Ann Roberts, Katherine Kendall y Dawn Dunning, se suman a Ashley Judd y otras mujeres más, declarando de manera oficial –en registro– la manera en que Weinstein las acosó sexualmente en una nueva pieza de investigación del New York Times y del New Yorker, en el que la actriz italiana Asia Argento, denunció abuso sexual del mega productor.

 

GWYNETH PALTROW

La actriz recuerda lo que ahora parece una historia familiar y un modus operandi a cargo del productor. Una Gwyneth Paltrow de 22 años, recién contratada en rol protagónico de la adaptación a la pantalla grande de Emma, es invitada por Weinstein a la suite del hotel Peninsula Beverly Hills, donde le hace insinuaciones muy similares a las relatadas por Judd.

“Era una chica, estaba petrificada.” Explica Paltrow.

La joven se negó, y recurrió a su familia, amigos, su representante y a Brad Pitt, quien era su novio en aquél momento. De acuerdo con los reportes del periódico, el actor enfrentó a Weinstein, y este amenazó a Paltrow.

“Pensé que iba a despedirme. Me gritó durante mucho tiempo. Fue brutal.”

A través de su representante, Pitt confirmó la historia al Times.

Sin embargo, Paltrow continuaría trabajando con Weinstein, y dos años más tarde, ganaría el Óscar a mejor actriz, por el film Shakespeare In Love, producido por The Weinstein Company. Aunque tras bambalinas, las cosas con el magnate no eran tan buenas como aparentaban arriba del escenario.

“Él era generoso y de apoyo, y correctivo e intimidatorio.”

ANGELINA JOLIE

Para el mismo medio, Angelina Jolie dio testimonio de su experiencia con el poderoso productor, revelando el duro momento que vivió en una habitación de hotel, previo al estreno del film Playing by Heart. La actriz, en aquél entonces de apenas 22 años, relata lo siguiente:

“Tuve una mala experiencia con Harvey Weinstein en mi juventud, y como resultado de ello, escogí nunca volver a trabajar con él de nuevo, y le advertí a otras cuando lo hicieron. Esta conducta hacia las mujeres en cualquier área, en cualquier país, es inaceptable.”

ROSANA ARQUETTE

La actriz Rosana Arquette –de una familia repleta de actores– ya había participado en cintas importantes como Desperately Seeking Susan y New York Stories, cuando, a principios de los años 90, fue abordada por el Sr. Weinstein para acudir al Hotel Beverly Hills, a recoger el guion de un rol.

Al llegar a la recepción, se le pidió subir, algo que la actriz recuerda como extraño. El Sr. Weinstein se encontraba en bata, quejándose de dolor de cuello y pidiendo un masaje (¿suena conocido?). Arquette quiso recomendarle un masajista profesional para que le ayudara, pero Weinstein la tomó de la mano y la llevó hasta su entrepierna. La reacción de ella fue quitarse de inmediato.

“Rosanna, estás cometiendo un error.” Le dijo.

“No soy esa chica. Nunca seré esa chica.”

El rol de esa película, al final terminó en manos de otra persona. Y aunque Arquette más tarde participó en Pulp Fiction de Miramax, afirma que en todo momento evitó al Sr. Weinstein.

KATHERINE KENDALL

Foto cortesía: NY Times

 

Después de una junta de trabajo en 1993, la actriz Katherine Kendall de 23 años, recibió la invitación a una proyección de un film, la cual aceptó, sin saber que en realidad se trataba de un viaje en solitario con el Sr. Weinstein a una sala de cine del Lincoln Center en Manhattan. Al término de la función, él le preguntó si podrían pasar por su departamento para recoger algo:

“Está manteniendo las cosas a nivel profesional, me prepara un trago, hablamos sobre películas y arte y libros alrededor de una hora. Pensé, ‘me está tomando en serio.’”

Acto seguido, Weistein se dirige al baño y regresa en una bata y le pide un masaje: “Todos lo hacen,” él le dijo. Kendall se rehusó a hacerlo, él salió de la habitación, y regreso desnudo, ella explicó.

“Literalmente me persiguió. No me dejaba pasar para alcanzar la puerta.”

Él le preguntó si podía al menos enseñarle sus senos, ella nuevamente se rehusó.

“Si esto es lo que se debe hacer [para triunfar en la industria] no lo puedo hacer.” Sentenció.

JUDITH GODRÈCHE

 

De manera similar, la actriz de origen francés, Judith Godrèche, fue invitada a un desayuno con el Sr. Weistein durante el Festival de Cine de Cannes en 1996. Entonces, de 24 años, la actriz ya era proclamada una estrella en su natal Francia, e inconsciente de quién era el magnate. Pero él había adquirido los derechos de distribución del film protagonizado por Godrèche, Ridicule, que inauguraría Cannes. Bajo el pretexto de discutir acerca de la película, Weistein pidió juntarse a desayunar en el Hotel du Cap-Eden-Roc, junto a una ejecutiva de Miramax. Después de quedarse solos, el Sr. Weinstein la invitó a su habitación a admirar el panorama y hablar sobre la campaña de marketing de la cinta e incluso la campaña para el Óscar.

“Era tan ingenua y sin preparación.”

Una vez en la habitación, el modus operandi del productor no se hizo esperar. Llegó la invitación para recibir un masaje, argumentando que era una costumbre estadounidense. Ella se rehusó.

“Lo siguiente que sé, es que está frotándose contra mí y quitándome mi suéter.”

Godrèche se quitó y abandonó la suite.

Después de confesarle a su padre la siguiente mañana, lo que había sucedido, la actriz acudió a la ejecutiva de Miramax que los había acompañado en el desayuno en busca de consejo, quien le dijo que no dijera nada, porque dañaría el lanzamiento del largometraje: “Esto es Miramax. No puedes decir nada.”

“Me hubiera gustado tener alguien con quien hablar, para decir, ¿‘Cómo se lidia con algo así?’ Finalizó la actriz.

TOMI-ANN ROBERTS

Foto cortesía: NY Times

 

Tomi-Ann Roberts relata que conoció a Weinstein en 1984, a los 20 años de edad, siendo una estudiante universitaria, atendiendo mesas en un restaurante. Allí, Weinstein le ofreció audicionar para una película que él y su hermano, Bob Weinstein, iban a dirigir. Cuando se reunieron, encontró al productor desnudo en una tina de baño. Le sugirió que se desnudara también, pero ella se negó a hacerlo.

DAWN DUNNING

Dawn Dunning era una joven de 24 años cuando conoció al magnate en 2003, trabajando en un club nocturno, donde le ofreció hacer una prueba para Miramax, y después a cenar con él. Una de las reuniones tuvo lugar en un hotel de Nueva York, en donde fue recibida por Weinstein en bata. Él aseguraba, que los papeles en el lugar, eran contratos para próximos films y si ella los firmaba, tenía que acceder a hacer un trío. Ella rió, y él, se enojó.

 

A las declaraciones de las actrices y las jóvenes para el Times, se incorpora una pieza de investigación fulminante conducida durante diez meses por el periodista Ronan Farrow –hijo de Mia Farrow y Woody Allen– para el New Yorker, publicada el martes, donde se incluyen otros 13 testimonios de mujeres que fueron víctimas de Weinstein, con información aún más preocupante, pues algunas de ellas acusan haber sido abusadas sexualmente por él. Puedes leer un extracto de la revelación de la actriz italiana Asia Argento a continuación.

ASIA ARGENTO DENUNCIA ABUSO SEXUAL

La actriz originaria de Roma, Italia, Asia Argento, incursionó en el drama B. Monkey, distribuido por Miramax en Estados Unidos en 1999, pero un par de años antes, conoció a Weinstein después que uno de sus productores (Fabrizio Lombardo), la invitara a lo que sería una supuesta fiesta organizada por la compañía en el Hotel du Cap-Ede-Roc en la Riviera Francesa, donde el magnate abusó sexualmente de ella. Al llegar, se encontró con una habitación vacía, excepto por Weinstein, mientras el otro productor que la había invitado le explicaba que habían llegado muy temprano, antes de dejarla sola con Weinstein.

Después de una serie de halagos hacia el trabajo de la actriz, el magnate prosiguió con el modus operandi, dejó la habitación y regresó utilizando únicamente una bata y pidiendo un masaje, algo a lo que la joven se negó diciéndole: «‘Mira, hombre, no soy ninguna tonta’. Pero al mirar atrás, soy una maldita tonta. Y sigo tratando de aceptar lo que sucedió.”

Después de aceptar hacerle un masaje a regañadientes, Weinstein subió su falda, separó sus piernas forzadamente, y le hizo sexo oral, mientras ella le pedía parar repetidamente.

“Weinstein me aterraba, y era tan grande. No paraba. Era una pesadilla.”

“El detalle con ser víctima es que me siento responsable. Porque si fuera una mujer fuerte, le hubiera pateado las pelotas y hubiera huido. Pero no lo hice. Por lo tanto, me sentí responsable.”

El episodio es descrito por Argento como un “trauma horripilante,” y algo, que, décadas más tarde, sigue teniendo un precio en ella: “He sido dañada. Sólo al hablar contigo de eso, mi cuerpo entero se estremece.”

Argento también aceptó haber sostenido relaciones sexuales a la fuerza con el productor.

MIRA SORVINO

La actriz Mira Sorvino, confesó a Farrow, haber sido acosada sexualmente por el productor, quien trató además, de presionarla a tener una relación física con él mientras trabajaban juntos. En el Festival de Cine de Toronto en septiembre de 1995, se encontraba en la habitación de hotel con Weinstein –que producía el film que estaba promoviendo en aquél entonces, Mighty Aphrodite, por el que después se alzaría con el Premio Óscar–

“Empezó a masajear mis hombros, lo que me hizo sentir muy incómoda, y después intentó ser más físico, persiguiéndome.”

Sorvino trató de disuadirlo diciéndole que su religión no le permitía salir con hombres casados y salió de la habitación.

 

HEATHER GRAHAM

Para el medio Variety, Heather Graham confesó que el Sr. Weinstein le habló en una reunión de trabajo en 2002, acerca del trato que él y su esposa tenían, que le permitía poder acostarse con otras mujeres cuando estuviera fuera de la ciudad.

“Salí de la reunión sintiéndome intranquila. No hubo una mención explícita que para protagonizar en uno de esos largometrajes tenía que acostarme con él, pero el subtexto estaba implícito.”

 

LAUREN SIVAN

La reportera de televisión de 39 años, contó al medio especializado HuffPost, que Weinstein la acorraló en la cocina de un restaurante, trató de besarla y prosiguió a masturbarse enfrente de ella. Cuando ella se opuso, él le dijo que se quedara allí y se callara.

 

CARA DELEVINGNE

La modelo convertida en actriz, Cara Delevingne, compartió en una publicación de Instagram, que al inicio de su carrera en cine, recibió una llamada del Sr. Weinstein, quien le preguntó si se había acostado con alguna de las mujeres con quien se le había visto en público. Delevingne terminó la incómoda llamada, no sin antes recibir una advertencia del magnate, “no tendría una carrera como actriz si era gay o salía con mujeres”. En otra ocasión, durante una reunión de trabajo, el productor empezó a hablarle acerca de todas las actrices con las que se había acostado, y hablar de temas inapropiados de naturaleza sexual. Weinstein la invitó a su habitación. Ella se negó y preguntó a la asistente de él, si su auto estaba afuera, la asistente respondió que no y que debería ir a la habitación de él. Una vez allí, Weinstein le dio instrucciones de besar a otra mujer que estaba ahí, y después intentó besarla él mismo. El acontecimiento hizo sentir a Delevingne culpable de haber obtenido un rol en un filme.

“Me sentí terrible de haber obtenido el papel para la película, como si no lo mereciera. Estaba tan indecisa de hablar… no quería lastimar a su familia. Me sentí culpable como si hubiera hecho algo malo.”

 

KATE BECKINSALE

Esta mañana, Kate Beckinsale se unió a la lista de actrices que han rendido testimonio sobre sus encuentros con Weinstein. A través de una publicación en Instagram, la actriz reveló que se le pidió encontrarse con el magnate en el Hotel Savoy cuando tenía 17 años de edad.

“Asumí que sería en una sala de conferencias.”

Al llegar, la recepcionista le pidió que subiera a la habitación de Weinstein, en donde él la recibió con su vestimenta usual: una bata.

“Era increíblemente ingenua y joven, y no cruzó por mi mente, que este hombre viejo, poco atractivo, esperaría que yo me interesa en él de una forma sexual. Después de rechazar beber alcohol, y decirle que tenía escuela por la mañana, me fui, incómoda pero indemne.”

“Unos años más tarde, me preguntó si había intentado algo conmigo en esa primera reunión. Me di cuenta que no podía recordar si me había atacado o no. Yo tenía lo que creía que eran límites – Le dije que no de una manera profesional muchas veces a lo largo de los años, en algunas ocasiones terminó gritándome y llamándome perra y amenazándome, algunas de ellas las decía a otras personas riéndose, ‘Kate vive para decirme que no.’”

Beckinsale añadió que le pidió a un amigo de ella, que le advirtiera a una joven actriz acerca de Weinstein, antes de acudir a una cena con él. Al siguiente día, el amigo recibió una llamada avisándole que nunca más volvería a trabajar en un film de Miramax. “La chica ya se estaba acostando con Harvey y le había dicho que mi amigo le había advertido.”

LÉA SEYDOUX

Previo a sus intervenciones en cintas como Mission: Impossible – Ghost Protocol, Blue is the Warmest Color y Spectre, la actriz de origen francés, Léa Seydoux, revela a The Guardian, haber asistido al Paris Fashion Week en el año 2012, y Weistein pidió reunirse con ella para discutir acerca de proyectos a futuro, en donde el productor trató de ponerse físico con ella:

“Estábamos hablando en el sofá, cuando de repente me brincó encima y trató de besarme. Tuve que defenderme. Él es un hombre grande y obeso, por lo que tuve que usar la fuerza para oponer resistencia. Él lo intentó más de una vez. Lo empujé físicamente.”

La actriz recuerda que Weinstein se comportó “dominante” y “perdiendo el control” durante el encuentro en el Hotel Plaza Athénée.

“Desde esa noche en su habitación de hotel, lo he visto en otras ocasiones. Estamos en la misma industria, es imposible evitarlo. He visto cómo opera: la manera en que busca una manera de entrar. La manera en que prueba a las mujeres para saber con qué puede salirse con la suya.”

 

 

WEINSTEIN RESPONDE A LAS NUEVAS ACUSACIONES

Trabajando ahora con una nueva vocera, Sallie Hofmeister, el productor negó las nuevas acusaciones diciendo:

Cualquier alegato de sexo sin consenso es absolutamente negado por el Sr. Weinstein. El Sr. Weinstein ha confirmado además, que nunca hubo actos de represalia contra ninguna mujer por haber rechazado sus insinuaciones. No estará disponible para más comentarios, ya que está tomando tiempo para centrarse en su familia, en obtener terapia y reconstruir su vida.”

EL POLÉMICO AUDIO

Por si esto fuera poco, el mismo día martes, The New Yorker hizo público el audio obtenido en 2015 por el Departamento de Policía de Nueva York, en donde se escucha un diálogo entre el magnate y la modelo exconcursante de Miss Italia, Ambra Battilana Gutierrez. En la acalorada conversación, el productor admite haber puesto indebidamente sus manos encima de los senos de ella. El audio puedes escucharlo aquí. Battilana, de 24 años actualmente, conoció hace un par de años a Weinstein en la gala New York Sping Spectacular, un show que fue producido por él en el Radio City Music Hall. Al siguiente día, Weinstein organizó una reunión “de trabajo” en la que se comportó de manera indebida con la modelo, tocando sus senos, e intentando meter la mano debajo de su falda. Battilana acudió a la Unidad de Víctimas Especiales del Departamento de la Policía de Nueva York, sin embargo, tras recolectar evidencia, el fiscal desestimó levantar cargos contra el magnate.

 

Información en desarrollo…

Tagged: