El día de hoy, estamos recordando el natalicio de Benito Juárez, y considero que es un excelente momento para hablar de una cinta que es una de las pocas que existen sobre la vida de este personaje, y que curiosamente, no fue realizada en México.

Realizada en 1939, bajo la dirección de William Dieterle, juega un poco con la relación entre el Presidente y Maximiliano, en donde los dos tienen una mayor empatía entre ambos, y donde incluso a Juárez le pesa la decisión final que tiene que tomar con respecto al Emperador. Del mismo modo, su participación en los hechos militares resulta más directa que lo que fue en realidad, aunque sin caer en la espectacularidad propia de Hollywood, algo que aún no era tan usual en esos años.

Juárez era encarnado por el actor Paul Muni, que tenía experiencia en cinta biográficas, tras encarnar anteriormente a Louis Pasteur y Emile Zola. La reconocida actriz Bette Davis tomó el papel de la Emperatriz Carlota, convirtiéndose en el verdadero reclamo de taquilla.

En los años 30s, la distribución internacional no era tan eficiente como lo es en la actualidad, por lo que aunque en Estados Unidos tuvo un éxito moderado, e incluso se convirtió en una cinta de culto, no llegó nunca a las salas mexicanas, siendo prácticamente desconocida incluso a la fecha.

Hasta ahora, son pocas las ocasiones en que hemos visto a Juárez en un protagónico, y podría ser una buen idea para producciones a futuro.

Advertisements
Anuncios
Tagged: