El poseído. El espejismo de la realidad.

Compartir es bueno
Share on facebook
Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Anuncio

El poseído. The possessed. USA 2000

  • Dir: Steven E de Souza
  • Reparto: Timothy Dalton, Henry Czerny, Piper Laurie, Christopher Plummer.

Calificación 3/ 5

El próximo estreno de la cinta El rito, pone nuevamente sobre la mesa uno de los temas que parece recurrente dentro del género del horror y que recientemente pareciera haberse renovado en algunos sutiles aspectos.

El cine de horror nunca sería lo mismo después del Exorcista, para muchos la película más aterradora de todos los tiempos. La escuela creada por Blatty y Friedkin sufriría numerosas repeticiones hasta convertirla en un catálogo de clichés para muchos intentos posteriores de filmar bajo el mismo tema. En general, los exorcistas se figuran como hombres con quebrantos de fé, y las poseídas casi siempre son niñas o jovencitas. El rito más escenificado en la pantalla grande es el católico, y con algunas variantes, las manifestaciones demonicas siempre incluyen cambios de personalidad, acorbacias y contorsiones y comportamiento soez y grotesco. Todos estos elementos han conseguido mayor o menor efecto en la medida que responden a construcciones específicas.

El poseído intenta construir dos variantes interesantes:  esta es una de las raras películas en donde el poseso no pertenece al sexo femenino, e incluye -antes que el Exorcismo de Emiliy Rose, y Requiem-  el gancho de anunciarla como un caso verídico. El asunto no es menor, porque justamente una de las más recurrentes preguntas a Blatty sobre el origen de la historia del Exorcista, es si se trataba de un hecho real, a lo que el escritor responde que su fuente de inspiración es un caso acerca de un niño poseido publicado en la prensa. Y todo parece indicar, que esta historia es la que usó Blatty para construir la suya.

Total que a estas alturas, es difìcil determinar quien copió a quien. El poseído es en realidad un muestrario de todos los clichés posibles acerca del tema. Un chico solitario y con gran imaginación empieza a tener extraño comportamiento, una vez que muere su tía, con la que solía jugar a la Ouija. Lo demás es como se lo imaginan: convulsiones, insultos, malas palabras, objetos que vuelan, y un sacerdote que tarda en creer que el demonio existe a pesar de que lo tiene frente a sí.

Queda para el récord por no tratarse de una niña poseída y por introducir la interesante premisa que que quizás el diablo no tiene como objetivo el alma del poseso mismo, sino  el de destruir y corromper los modelos de santidad de los hombres. Esperemos pues a ver  si Hopkins lo hace mejor.

Lo mejor:

  • Los exorcistas, en este caso Dalton y Czerny hacen mejor macuerna y equipo que en casos anteriores.
  • Ver a Piper Laurie (la aterradora mamá de Carrie) en un papel pequeño, pero importante.
  • La frase: “las mujeres se dan cuenta si no subes la tapa del baño, pero no se dan cuenta de que es el mismo tipo, sin lentes” (burlándose de la identidad secreta de Superman y obviamente de Luisa Lane)

Lo peor:

  • Cliché tras cliché acaba por aburrir.
  • Predecible en todo momento, uno siente que ya había visto todo esto antes. Y una película que te distrae tanto meditando acerca de los “dejavu” se aleja diametralmente de su objetivo original.
Advertisements
Anuncios