El publico ya maduró... y por fin puede ver la versión sin cortes de Calígula.

| |

Portada del DVD de 'Imperial Edition of Caligula'.

29 años pasaron para que en Gran Bretaña se autorizara la venta de la legendaria versión sin cortes de Calígula, la ahora llamada Versión Imperial sin cortes (Imperial Edition of Caligula, se llamará en inglés), de acuerdo a varias notas de prensa del día de hoy.

La historia del filme es una de las más escandalosas en la industria del cine. Cuenta la leyenda que la película original, basada en el guión de Gore Vidal y protagonizada por Malcom Macdowell, Helen Mirren, Peter O'Toole y John Gielgud, tenía la intención de ser un drama histórico, sobre las andanzas del emperador romano, cuyo periodo de Gobierno, entre los años 37 y 41 DC, se caracterizó por todo tipo de escándalos sexuales. Se escogió para ello a un elenco que representaba lo mejor de la actuación británica y se anunció como una super producción.

Y es que independientemente de las escenas porno y las orgías, la figura de Calígula es por excelencia la del repudio colectivo a los excesos del autoritarismo. Todas las aberraciones atribuidas a su persona, no son más que las expresiones de un abuso del poder que trasgrede límites, que es impune, que enloquece porque se se ejerce sin medida.

Sin embargo, el fundador y editor de la revista 'Penthouse', Bob Guccione, quien financió el filme, consideró que la película no contenía suficientes escenas sexuales, así que añadió escenas que él mismo había grabado a escondidas. El resultado final fue una cinta cuyo contenido incluía escenas explícitas de sexo lésbico, incesto y sadomasoquismo.

Los dimes y diretes acerca del resultado han estado presentes durante todo este tiempo. Años después, Mcdowell afirmaría: "estoy orgulloso del trabajo que hice en Calígula, de eso no hay duda, pero todos esos agregados de mal gusto, la pornografía moderna que Bob le metió cuando acabamos de filmar, me pareció una escandalosa traición sin precedente. Francamente, mostró que Bob era un tipo sin clase”. Por su parte Miller - la protagonista femenina- afirmaría en contraste, que recuerda la cinta con sorprendente cariño, aunque señaló que hacerla fue como “estar en un viaje de ácido”. En una declaración la llamó “una mezcla de arte y genitales”, y añadió: “Llegaba hasta donde los ángeles no se atreven. En muchas escenas uno decía ‘cielos, no puedo creer que de veras vayamos a filmar esto’. Tuvo algo de horripilante, pero también fue maravilloso”. Hoy la actriz ha ganado un Oscar por su interpretación de la Reina Isabel en The Queen.

La leyenda dice que Mirren se disculpó para salir a vomitar luego de ver el enorme set repleto de personas desnudas, pero también comentó que prefería la apertura de las escenas de sexo en el filme a las comedias picantes de mal gusto que se montaban en Gran Bretaña en los años 70. También se dijo que otras actrices importantes abandonaron la filmación cuando se dieron cuenta que había escenas de orgías y esas cosas.

Pero nada como el morbo para vender, y aunque la crítica fue cruel con la cinta, la curiosidad llevó a mucha gente a las salas (donde se permitió proyectarse) y comprarla después en home vídeo y DVD. La cinta fue proyectada por muy poco tiempo en Estados Unidos, pero nunca apareció en el Reino Unido, en donde fue vetada por el mismo consejo regulador que hoy permite su venta en DVD y sin cortes!!! será posible?

Bueno, pues ya lo saben, es hora de que sepamos hasta donde llegó la versión original. Y por supuesto, también de volver a a ver el azul de los ojos de Macdowell en su versión más pervertida.

Con información de La Jornada /segmentos de las entrevistas; y El Mundo