El sarcófago. Entender la vida desafiando a la muerte

| |

El sarcófago

El sarcófago. The Coffin. Corea del Sur, Tailandia, Singapur, EUA (2008)

  • Dir. Ekachai Uekrongtham
  • Reparto: Ananda Everingham, Karen Mok, Florence Faivre, Napakpapha Nakprasitte, Andrew Lin.

Calificación 3.5 estrellas

Me gustaría empezar diciendo que esta es una película verdaderamente sorprendente. Y no necesariamente por las razones que uno pensaría al entrar a ver una cinta de horror.  En realidad la sensación de miedo es leve y va pasando a segundo plano cuando vas comprendiendo el profundo mensaje que la situación  de los personajes encierra.

La película está  inspirada en un ritual que existe y se practica en Tailandia. Con el objeto de alejar a la mala suerte, o bien de sanar de alguna enfermedad incurable, las personas se meten de dentro de sarcófagos, simulando una experiencia cercana a la muerte.

Es así que dos personas de diferentes extracciones sociales y por cuestiones distintas, deciden practicar el extraño ritual. Uno, un joven que quiere obtener la salud de su novia que está en coma y dos, una mujer que busca  liberarse del cáncer y poder casarse.

Pueden imaginarse que semejantes favores no se otorgan si no es a cambio de algo, y pronto, ambos protagonistas descubrirán que alterar el curso de la vida tiene terribles consecuencias. En este punto, la película entra en una dinámica ya conocida: la vimos en Ringu, en The Grudge, en The Eye...se trata de la desesperada carrera por revertir la maldición antes de que se expanda hacia más personas.  Es por eso que -a mi juicio- la sensación de miedo o asombro no resulta relevante: el asunto es un tanto predecible.

Pero a pesar de los clichés, sí hay un elemento nuevo, que habíamos  visto poco en la películas de horror asiático: una aproximación más filosófica al asunto de la vida después de la muerte, que resulta ilustrador de la diferencia de perspectivas entre oriente y occidente, y que no se había hecho explícito en trabajos anteriores.

Aspectos como la enfermedad, la mala suerte, la muerte y lo sobrenatural cobran significados muy distintos a los que estamos acostumbrados a ver. Y eso es quizás lo que hace que el trabajo valga la pena apesar de no lograr provocar demasiado miedo.

Personalmente, siempre he creído que el horror asiático nos resulta sorprendente por partir de una tradición filosófica y religiosa diferente a la judeo cristiana. Es hasta ahora que veo en una película, que esa diferencia se evidencía en un entorno que muestra  cómo la  noción  de lo que pasa después de morir, es determinante para orientar la vida.  Es así que el asunto deja de ser aterrador para volverse interesante e ilustrativo. Y eso es quizás, el mayor mérito de este trabajo cinematográfico.

Lo mejor:

  • Hay un profundo mensaje de que es mejor aceptar la vida y sus visicitudes, antes que tratar de cambiarla. Es conmovedor y además verdadero, una gran lección para la vida.
  • Las escenas dentro del sarcófago son asfixiantes, verdaderamente claustrofóbicas
  • Hay suficientes dosis de suspenso que se acentúan con una adecuada musicalización. Te asusta, aunque nunca te aterroriza.

Lo peor:

  • Demasiados clichés y lugares  comunes de cintas que conocemos bien.
  • Hay vacíos narrativos, algunos cabos sueltos y sobre todo, faltan explicaciones sobre varias cosas.
  • Entre las ausencias, a mi me hubiera gustado mayor información sobre el ritual, lo cual hubiera sido muy interesante para todos los que no lo conocemos.