Iron Man fue el comienzo del universo cinematográfico de Marvel Studios. Nadie esperaba seguramente que esta película daría inicio a todo lo que vino después hasta llegar (y lo que vendrá) a Avengers: Infinity War.

Esta película contó a las demás películas de orígenes como hay que presentar un personaje. Hay muchas otras formas, pero esta fue la que decidieron mayoritariamente. Y presentó a uno de los héroes más queridos.

Asimismo, impulsó la carrera de Robert Downey Jr. Aunque es injusto decir que fue la película o el personaje quienes lo impulsaron. Más bien, fue él quien gracias a su actuación se impulsó a sí mismo.

Parece que diez años después poco hay que contar sobre esta primera producción. Sin embargo, recientemente se ha demostrado que no. Se ha demostrado que había un secreto dentro de esta película.

No afecta en nada al resto del universo cinematográfico, pero sí fue un buen detalle que nos adelantaba lo que sucedería en la propia historia antes de que sucediera. Ha sido un usuario de Reddit quien lo ha descubierto.

Al principio de la película vemos a Obadiah Stone, interpretado por Jeff Bridges, tocando una canción al piano de Antonio Salieri, célebre compositor, reconocido también por envenenar a Mozart.

El italiano quería quitar de en medio al que una vez fuera su rival, un compositor muy por encima de él, que hubiera evitado que consiguiera el gran reconocimiento que finalmente obtuvo.

Este detalle, del personaje tocando la canción, nos desvela que después se convertirá en el villano e intentará matar a quien es mejor que él para destacar. Sin embargo, en este caso no lo consigue.

Si quieren conocer un poco más sobre la historia de los compositores, les recomendamos la película Amadeus.

MÁS INFORMACIÓN

Ésta es la sinopsis de esta aclamada película estrenada en el año 1984:

Viena, noviembre de 1823. En plena noche, un viejo clama una confesión asombrosa: ¡Perdona, Mozart, perdona a tu asesino! Este fantasma, es Antonio Salieri, antaño músico famoso y compositor oficial de la Corte. Desde la infancia, se había consagrado por completo al servicio de Dios, comprometiéndose a través de su música, con un trabajo incesante. Como premio de sus sacrificios innumerables, reclamaba la gloria eterna.

Su talento, reconocido por el emperador Joseph II, le valió durante algunos años a Salieri las distinciones más altas. Pero, en 1781, un joven llega a Viena, le precede una buenísima reputación. Wolfgang Amadeus Mozart se convirtió en el más grande de los compositores. La mayor amenaza para Salieri.

Advertisements
Anuncios

Tagged: