Entre la tierna ingenuidad y la histeria total – Adiós a Gene Wilder

Compartir es bueno
Share on facebook
Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Anuncio

El lunes 29 de agosto de 2016 murió a los 83 años de edad el actor, guionista, director y productor, Jerome Silberman, mejor conocido por su nombre artístico, Gene Wilder. El sobrino de Wilder, Jordan Walker-Pearlman, dijo el lunes que el actor falleció el domingo por la noche en su casa en Stamford, Connecticut, por complicaciones del síndrome de Alzheimer, enfermedad que padecía desde hacía tres años, pero que no hizo pública para evitar afectar a sus admiradores.

Wilder nació en Milwaukee, Wisconsin, el 11 de junio de 1933. Hijo de una familia judía de rusos inmigrantes, estudió interpretación en la Universidad de Iowa, y se dedicó al teatro. En 1964 conoció a Anne Bancroft en la obra de Bertolt Brecht, Madre Coraje y sus hijos (Mother Courage and Her Children), la actriz y novia del también multifacético Mel Brooks, la cual lo recomendó con el director y guionista, quien lo citó tiempo después para ofrecerle actuar en su cinta Primavera para Hitler.

Sin embargo, el debut de Wilder en la pantalla grande, sucedió en la película de Arthur Penn, Bonnie y Clyde, en 1967. Aunque su primer protagónico sí vendría de la mano de Mel Brooks, en 1968, sólo que Primavera para Hitler terminaría por llamarse Los productores, donde Wilder personificaba al contador Leo Bloom, quien se asocia al productor de Broadway Max Bialystock (Zero Mostel) para producir una obra con fines fraudulentos.

En 1971 daría vida al legendario Willy Wonka del libro de Roald Dahl, para presentarlo ante las cámaras de cine en Willy Wonka y la fábrica de chocolates. Su siguiente actuación sería bajo el cobijo de su amigo Mel Brooks, en la que también es fue su debut como guionista, El joven Frankenstein de 1974, parodia de la película Frankenstein basada en la novela de Mary Shelley.

Un comisario de película (Blazing Saddles) de 1974, es una de las grandes colaboraciones entre Mel Brooks y Gene Wilder, la tercera en su haber, donde Wilder interpreta a un pistolero alcohólico en recuperación que ayuda a Black Bart (Cleavon Little) a conquistar al poblado de Rock Ridge para convertirse en su nuevo sheriff.

En 1976, Wilder hace mancuerna por primera vez con Richard Pryor para hacernos reír con El expreso de Chicago. El editor George Caldwell (Wilder) viaja en tren para asistir a la boda de su hermana en la ciudad de Chicago, pero la desaparición de un renombrado profesor que iba en el mismo tren, le lleva a una serie de peripecias al lado de Grover T. Muldoone (Pryor). Volvería a trabajar con Pryor en Locos de remate en 1981, Sordos, ciegos y locos en 1989 y Another You, o como se le bautizó en Hispanoamérica, Uno miente, el otro engaña en 1991.

Ya en 1975 se había estrenado como director con El hermano más listo de Sherlock Holmes, a la que siguió El mejor amante del mundo en 1977 donde también fue productor, y posteriormente Los seductores de 1980, para terminar con Terrorífica luna de miel de 1986; pero su película más memorable como director es sin lugar a dudas, La chica de rojo en 1984, donde la exuberante Kelly LeBrock le provoca a una infidelidad que él no puede consumar.

En 1982 Wilder protagonizó Hanky Panky, película de Sidney Poitier donde conoció a Gilda Radner, comediante mejor conocida por su trabajo en Saturday Night Live y con la que contrajo nupcias por tercera ocasión. En 1989 la actriz falleció por cáncer de ovarios, Wilder fundó entonces la asociación Gilda’s Club en su memoria y junto a Karen Boyer, quien se convirtiera después en su esposa, se hizo activista por la concientización del cáncer de ovarios.

Wilder protagonizó muchas más cintas y otras más en las que participó haciendo actuaciones especiales. Le vimos como “El Zorro” en El principito de 1974, y como “La Falsa Tortuga” en Alicia en el país de las maravillas de 1999, pero si debo escoger una de sus apariciones especiales como mi favorita, esa es su participación en Todo lo que siempre quiso saber sobre el sexo, y nunca se atrevió a preguntar, película escrita y dirigina por Woody Allen en la que Wilder interpreta al doctor Ross en el segmento titulado “Qué es la sodomía”.

El doctor Ross recibe en su consultorio a Stavros Milos (Titos Vandis), un hombre enamorado de una oveja a la que llama Daisy. El doctor intenta deshacerse del sujeto, y le insiste en visitar a un psiquiatra, pero al no lograrlo, se ve obligado a recibir a Daisy, de quien se enamora irremediablemente. La relación parodia el trillado cuento del hombre adultero, pero con una oveja. El doctor Ross termina sorprendido por su esposa, con Daisy en liguero y sobre su cama.

En alguna ocasión Gene Wilder definió su actuación como la de un hombre “entre la tierna ingenuidad y la histeria total”, y justamente es la imagen que me viene a la mente cuando recuerdo al personaje del doctor Ross, el hombre de cabello rubio rizado y ojos prominentes que tímidamente se aproxima a la oveja para iniciar su relación, y termina como mesero gritando a los comensales que no le llamen así, pues es un médico, mientras ausculta entre las piernas de un pollo rostizado.

Advertisements
Anuncios