«La tía Alejandra» y su relación con la realidad.

Hablar de (buen) cine de terror en la actualidad, resulta un tanto complicado, puesto que los directores del género han dejado mucho que desear, entregando historias predecibles, repetitivas e incluso, llenas de vacíos argumentales.

Sin embargo, el cine de terror en México, ha tenido grandes cintas en su haber, dejando claro que en el país se puede hacer buen cine, un claro ejemplo de esta situación es la película de la que hablaremos en esta ocasión.

«La tía Alejandra»  es una historia que trae para nosotros el director Arturo Ripstein, cinta estrenada en 1979, contando con un reparto de éxito asegurado para la época, Diana Bracho e Isabela Corona, entre otros tantos talentos, se encargaron de personificar el horror en esta obra de Ripstein.

Sinopsis: La trama se sustenta en la llegada a un hogar familiar, formado por dos padres y sus tres hijos, de la anciana tía del marido. Una mujer en principio cariñosa que sufre graves cambios de humor, que se recluye en su habitación con bastante regularidad y que parece estar rodeada por un aura de misterio que causa rechazo en el mayor de los hijos y no hace más que traer desgracias a la casa desde su llegada.

La manera en la que el director aborda el tema de la brujería y el culto a Satanás de una manera tan sutil es lo que resulta interesante de la cinta, sin necesidad de mostrar de manera explicita la relación de la tía con las actividades espirituales que realiza, lanza un guiño a la vez para mantener al espectador con los ojos en la pantalla.

El tiempo y el ritmo narrativo de la cinta se encuentra en el punto correcto y hace un match exacto con las imágenes que Ripstein muestra a lo largo de 2 horas, a pesar de ser una película con recursos limitados, logra el objetivo del cine de terror, causar enfado, incomodidad y malestar en la audiencia y eso se agradece infinitamente.

 

La falta de presupuesto, como se mencionó con anterioridad, es evidente, pero cabe destacar que en el caso particular de «La tía Alejandra» esto no fue necesariamente malo, la iluminación tan austera y la falta de colores vivos, crea una atmósfera lúgubre y llena de misterio, que es uno de los principales requisitos de una cinta de horror.

Si bien, la película no está cargada de sustos, imágenes paranormales y psicofonías, es precisamente eso lo que la vuelve una de las películas favoritas de los entusiastas del cine de terror, la historia cuenta uno de los peores miedos en el mundo, no saber a que te enfrentas, porque es necesario hacer énfasis en que, lo que podría ser un enorme hueco narrativo y argumental, resulta algo de lo más fascinante en la cinta:

Nadie nos dice quién es Alejandra, cuál es su historia, cómo fue que logró ascender en los temas de la brujería y el satanismo y sobre todo, cuales eran sus motivos, simplemente llega  a la casa de su sobrino a causar terror a diestra y siniestra y sobre todo, a deshacerse de todo aquel que le estorbe en sus planes de terminar con la familia.

Diana Bracho e Isabela Corona se merecen una mención honorífica por sus excelsas actuaciones, cada una deja una marca en los que han tenido oportunidad de ver esta cinta, por un lado, Isabela, creando una atmósfera de rencor, maldad y misterio, y por el otro, Diana, demostrando que el poder de la familia siempre resulta vital para sobresalir de las adversidades.

 

 

«La tía Alejandra» es una cinta que nos muestra las creencias y «tradiciones» que incluso en la actualidad forman parte de la cultura mexicana, dandonos un respiro de las cintas blockbuster y su imperiosa necesidad de crear una película con 2 horas de sustos sin sentido y jumpscares innecesarios.

Pueden ver la película en la plataforma de Youtube.

https://www.youtube.com/watch?v=P1NYS18kCQg&t=2788s

 

Advertisements
Anuncios

Tagged: