Fantasmagorie, la primera animación del mundo.

| |

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=aEAObel8yIE]

Todos soñamos con trascender en el mundo, de cierta forma. Dejar huella o cambiar la vida de miles de personas para siempre. Hace cien años, Émile Cohl creó Fantasmagorie, la primera animación hecha en el mundo.

Era el año de 1908 y para poder hacer esta peliculita, Cohl colocó dibujos hechos en papel sobre una mesa de luz y trazó encima de cada dibujo el siguiente paso hasta que tuvo un total de 700 dibujos. En aquel entonces estaban muy de moda los caricaturas hechas con tiza, así que cuando Cohl reveló la película la dejó en negativo para que se apreciaran como líneas blancas sobre una pizarra negra. De esta forma en 117 segundos el 17 de agosto de 1908, cambió el mundo.
Fantasmagorie es casi unánimemente considerada –la excepción son algunos historiadores ingleses– la primera película de dibujos animados de la historia del cine. Treinta y seis metros de film que presentan a un personaje que, después de destrozar el enorme sombrero de una señora que le impedía ver el escenario en un teatro, comienza a experimentar diferentes peripecias de transformación que lo hacen entrar en una caja mínima, lucha con un soldado gigantesco, ver cómo su cabeza se convierte en la pelota de un balero, ser atacado por una botella de champagne que se convierte en cañón, nacer de una gran flor, hamacarse en la trompa de un elefante y varias cosas más.

200px-laterna_magica_aulendorf.jpg

Fantasmógrafo.

El título, por otra parte, hace referencia al fantasmógrafo, una variante de la linterna mágica que a mediados del siglo XIX había hecho furor entre los niños pues proyectaba imágenes fantasmales que flotaban por las paredes.

El historiador del cine Georges Sadoul dice que Cohl, que había nacido el año 1857 en París, "no fue solamente un extraordinario técnico, creando o desarrollando diversos procedimientos -dibujos que se van haciendo solos, animación de dibujos, muñecos, objetos, recortes-, sino también un gran artista, gracias a la precisión maliciosa de sus dibujos y a su fantasía extravagante". Para Sadoul, el francés es "el más directo antecesor de la animación moderna".

Arruinado y en la indigencia durante los últimos años de su vida, Émile Cohl murió en 1938 a causa de un desgraciado accidente cuando su barba se incendió con la llama de una vela en el asilo en el que estaba recluido. Para el también historiador del cine, Giuseppe Lo Duca, "la idea de Émile Cohl no fue solamente una intuición sino el comienzo de un arte que él llevó tan lejos como los medios de la época se lo permitieron e incluso hasta los límites extremos de lo cómico y de lo surrealista".

Este año se proyectó Fantasmagorie 2008, en donde se mezclan los trazos de Cohl con personajes 3D y juntos viven nuevas aventuras. Las proyecciones sólo se presentaron en Paris y Lisboa.

fantasm2-small.jpg

Fantasmagorie 2008.

A pesar de haber tenido una triste muerte, Cohl cambió al mundo para siempre.