Fragmentado (Split) — M. Night Shyamalan recupera su toque con este thriller psicológico

Compartir es bueno
Share on facebook
Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Anuncio

El trastorno de identidad disociativo (TID) es uno de los casos clínicos más usados en la ficción. Este trastorno, antes llamado síndrome de personalidad múltiple, tiene su origen en experiencias traumáticas durante la infancia, y es la base para el nuevo filme de M. Night Shyamalan, Split (titulada Fragmentado en Latinoamérica y Múltiple en España). El escocés James McAvoy es el protagonista de este thriller psicológico, en el cual el conflicto entre personalidades va más allá de un embrollo menor a nivel cerebral, conduciéndose hacia lo sobrenatural.

 

El director de origen hindú se alejó esta vez de su habitual estilo de inesperados giros dramáticos a la trama, lo cual habría sido demasiado predecible por poco inesperado, pues en la ficción, el TID se utiliza normalmente como resolución a un misterio de manera sorpresiva.

Sin embargo, eso no quiere decir que Split no sea predecible. McAvoy interpreta a Kevin, un hombre con TID que tiene 23 personalidades diferentes que suelen ser controladas por “Barry”, el más razonable de ellos. Una “rebelión” al interior de su abanico de personalidades hace que “Dennis” tome el control y rapte a un trío de jovencitas conformado por Casey (Anya Taylor-Joy), Marcia (Jessica Sula) y Claire (Haley Lu Richardson), que servirán como alimento para la personalidad número 24, conocida como “la bestia”.

Analizándola sólo como una película de secuestros, Split se queda muy corta frente a la cumbre del género: El coleccionista (The Collector, William Wyler, 1965). En esa comparación sólo saldría bien librado McAvoy debido a su buena actuación —aunque no tan brillante como la de Terence Stamp—. Llega a ser desesperante que las tres chicas secuestradas, mientras están en la misma habitación, no piensen en usar la tapa del depósito de agua del retrete como arma para escapar. Y desesperantes también son los intentos de fuga que parecen exitosos pero que no lo son por el error de no dejar noqueado o muerto al secuestrador antes de iniciar la huida. Eso es un lugar común en las películas de plagios, pero sólo debería suceder una vez, no dos y menos tres.

No obstante, las virtudes de Split están en otro lado, porque si bien la historia es débil, se complementa con el buen oficio de Shyamalan para contarla.

La trama se acompaña con flashbacks del pasado de Casey (una de las chicas secuestradas), y con los avances en las investigaciones sobre TID hechas por la doctora Karen Fletcher (Betty Buckley), que confirman que este trastorno es, en el universo del filme, algo muy distinto a lo que es en la vida real. Esto ayuda a ir desmenuzando la historia mientras se encamina a su desenlace, logrando, al mismo tiempo, que lo previsible se convierta en algo efectivo.

Realizada con un presupuesto de 9 millones de dólares, Split ha recaudado casi 200 millones en todo el mundo, y esto se debe principalmente a que ha sido recomendada entre los cinéfilos. “Tienes que ver esta película y luego platicamos” es algo que seguramente la mayoría de los que la han visto le dicen a sus amigos, y esto se debe principalmente al final, que es lo único spoileable del filme.

“Tienes que ver esta película y luego platicamos” también se lo dijo Shyamalan a Samuel L. Jackson, quien tras verla le devolvió la llamada al director: “¿Es esto lo que creo que es?”. Shyamalan le respondió que si la película tenía el éxito esperado, ésa sería la dirección.

El gran spoiler es un cameo de Bruce Willis, que hace que Split se encuentre en el mismo universo que El Protegido (Unbreakable), la película con temática de cómics que filmó Shyamalan con Willis y Samuel L. Jackson en el 2000. Cuando parecía que Shyamalan había perdido su toque para sorprender al espectador como lo logró en Sexto Sentido (1999), nos vuelve a asombrar a todos.

Trama predecible, buena realización, gran actuación de McAvoy y el inicio del Shyamalanverse (como podríamos llamarle a este nuevo universo superheroico) son los ingredientes de Split y que la hacen una película no genial, pero sí recomendable. 

 

Split (Estados Unidos, 2016)

Escrita y dirigida por M. Night Shyamalan
Producción: M. Night Shyamalan, Jason Blum y Marc Bienstock.
Música: West Dylan Thordson.
Cinefotografía: Mike Gioulakis.
Edición: Luke Franco Ciarrocchi.
Actúan: James McAvoy, Anya Taylor-Joy, Betty Buckley, Haley Lu Richardson, Jessica Sula.
Cameos de Bruce Willis y M. Night Shyamalan.

Advertisements
Anuncios