SPOILERS ARE COMING: Si no te encuentras al día con Game of Thrones y su más reciente capítulo, te recomendamos no continuar leyendo.

La muy esperada “Batalla de Winterfell” de la serie épica, llegó a nuestras pantallas el domingo por la noche, sirviendo como el desenlace de uno de los argumentos más grandes de la producción de HBO.

El tercer episodio de la octava temporada, dirigido por Miguel Sapochnik, titulado apropiadamente “The Long Night” se llevó a cabo con un rodaje de 55 noches y más de 750 miembros del cast y el crew, y su resultado no se puede describir como otra cosa que lo más espectacular que hemos visto en la historia de la televisión. Sapochnik regresa a la dirección de la serie luego de haberlo hecho en otras cuatro ocasiones: “The Gift”, “Hardhome”, “Battle of the Bastards” y “The Winds of Winter.” El cineasta también dirigió el quinto episodio de la octava temporada.

El capítulo de una duración de 82 minutos –el más largo en la historia del show– llevó a sus personajes a insospechados límites en la lucha entre vivos y muertos, dando paso a la batalla más espectacular de la tv, y la más larga tanto de pantalla grande como de pantalla chica. Un evento como ningún otro antes, superando incluso a la ‘Batalla de los Bastardos’ de la sexta temporada. En duración, supera apenas por un minuto, los 81 minutos de ‘The Dragon and the Wolf’ de la séptima temporada.

Como hemos hecho con el primer capítulo “Winterfell,” y el segundo capítulo “A Knight of the Seven Kingdoms,” recopilamos los momentos más emocionantes, estremecedores y gloriosos de la esperada Battle of Winterfell.

 

LA LLEGADA DEL EJÉRCITO DE LOS MUERTOS Y LOS DOTHRAKI

El primer enfrentamiento de la Batalla de Winterfell lo sostuvieron los Dothraki contra el ejército de los muertos. A los Dothraki se les reconoce por ser unos formidables guerreros y su fama recorre todo Westeros. ¿Recuerdan la cara de Jaime Lannister y Bronn al ver que se enfrentarían a ellos en “The Spoils of War” de la séptima temporada? Los jinetes viven por y para la guerra, aprendiendo desde niños las destrezas para convertirse en grandes, hábiles y feroces guerreros. Habiendo dicho esto, la primera gran sorpresa del capítulo, la presenciamos cuando el ejército de los muertos acabó totalmente con los Dothraki en cuestión de segundos, mientras la escena era presenciada por los Inmaculados, Daenerys, y Jon Snow (Kit Harington) a la distancia, Jaime, Brienne y el resto de los combatientes. Sus rostros desfigurados fueron reflejo de la perplejidad de la audiencia también.

Game of Thrones: Momentos más gloriosos de la Batalla de Winterfell

¿SE PUEDE COMBATIR AL NIGHT KING CON FUEGO DE DRAGÓN?

Esa fue la pregunta que alzó Arya (Maisie Williams) durante el segundo episodio de la temporada en curso. En esa ocasión, Bran (Isaac Hempstead Wright) replicó que no lo sabía pues nunca se había intentado. Daenerys Targaryen (Emilia Clarke) puso a prueba y lo intentó. Al verse frente a frente al Night King luego que este fuera tumbado del dragón de hielo, Dany no dudó un segundo en emitir un ‘Dracarys’ a Drogon con la esperanza de acabar con el Rey de la Noche a quien ahogó de fuego de dragón. Tras unos segundos de dramática espera, el villano emergió de las llamas sin rasguño y… una sonrisita burlona.

Game of Thrones: Momentos más gloriosos de la Batalla de Winterfell de HBO
Game of Thrones: Momentos más gloriosos de la Batalla de Winterfell

LOS 6 CAÍDOS

En la Batalla de Winterfell no esperábamos menos que secuencias épicas, destrucción, mucha tensión y… muerte, muerte, y muerte. Aunque estas ya estaban cantadas, no deja de ser trágico decir adiós a los personajes con los que nos hemos llegado a encariñar. El primero de ellos fue Edd (Ben Crompton), el buen amigo de Jon y Samwell Tarly que tomó el lugar de Jon como Lord Commander después que este abandonara su guardia. Más tarde, Beric Dondarrion (Richard Dormer) descubrió el propósito de haber sido resucitado siete veces por el Señor de la Luz: salvar la vida de Arya Stark de manera heroica.

Desde la primera aparición en la serie de Lyanna Mormont (Bella Ramsey) se demostró que su corta edad no interfería con su valentía, algo que quedó sellado en el episodio al rehusarse a resguardarse en las Criptas y estar en cambio en la batalla. Lady Lyanna se enfrentó sin miedo a un gigante quien la aplastó mortalmente con su enorme mano. Antes de dar su último suspiro, Lyanna clavó la daga en el ojo del gigante y lo hizo añicos.

Game of Thrones: Momentos más gloriosos de la Batalla de Winterfell

El hijo de hierro, Theon Greyjoy (Alfie Allen) volvió a Winterfell en el segundo episodio para luchar por el Norte, y continuar redimiendo el daño que su personaje causó a la Casa Stark. En el tercer capítulo, Theon defendió con coraje a Bran Stark en el Bosque de Dioses contra el ejército de los muertos, hasta que el mismo Night King llegó a arrebatarle la vida. Breves momentos antes de dar su vida defendiendo a Bran, este pronunció a Theon las siguientes palabras, “Theon. Eres un buen hombre. Gracias.

Game of Thrones: Momentos más gloriosos de la Batalla de Winterfell

Ser Jorah Mormont (Iain Glen) se encontró con su destino en el dramático clímax de la inmensa Batalla de Winterfell. Después que Drogon tuviera que volar por su vida al ser atacado por un gran grupo de los muertos, Daenerys cayó al suelo de Winterfell quedando a merced de los Wights. Para su fortuna, el fiel Jorah Mormont llegó para resguardar a su Reina, peleando entre ambos codo a codo contra el ejército de los muertos hasta que Jorah dio su vida por ella. La escena en la que Daenerys sostiene a Jorah mientras él toma su último respiro, es desgarradora. Con su muerte y la de Lyanna, la Casa Mormont desaparece de Poniente.

Game of Thrones: Momentos más gloriosos de la Batalla de Winterfell

Tal como ella misma había profetizado en la temporada anterior a Lord Varys y nuevamente al inicio de este episodio a Ser Davos, Melisandre (Carice van Houten) no vivió para ver la luz del día siguiente. Luego de algunas intervenciones claves en las que profundizaremos en el siguiente punto, Melisandre salió del castillo de Winterfell, se deshizo de su capa y su collar de rubíes, y se desvaneció en medio de la nieve con Ser Davos como su testigo.

Game of Thrones: momentos más gloriosos de la Batalla de Winterfell

MELISANDRE COMO LA MVP Y LA PROFECÍA ABSOLUTA

En más de un sentido, la muchas veces odiada y otras veces amada -pero siempre fascinante- Melisandre (van Houten), se convirtió en una de las MVP del tercer episodio. La Mujer Roja hizo su primera aparición de la temporada momentos antes de iniciar la ‘Batalla de Winterfell’ aproximándose a Ser Jorah Mormont (Glen), quien se encontraba junto al ejército de los Dothraki a las puertas del Castillo de Winterfell. Melisandre iluminó con fuego las armas de todos los formidables jinetes, algo que nos agradó tanto por la emoción del momento, como también, porque ayudó a distinguir mejor las imágenes de la oscura fotografía del episodio (se tenía que decir y se dijo).

Game of Thrones: momentos más gloriosos de la Batalla de Winterfell

Unas secuencias más tarde, a causa de la llegada del Night King y los White Walkers, la nieve y la neblina se fundían con el humo e imposibilitaban la visibilidad de Daenerys y Jon quienes montaban a los dragones Drogon y Rhaegal, haciendo la maravillosa danza de los dragones. Melisandre puso en marcha su magia una vez más, ayudando a prender fuego a la inmensa trinchera que ayudó a la Madre de los Dragones a combatir una oleada de Wights a las faldas de Invernalia.

Game of Thrones: momentos más gloriosos de la Batalla de Winterfell

La última intervención de La Mujer Roja sería una de las más importantes y serviría para cerrar el capítulo de su personaje. Luego que Arya lograra escapar de los horrores de los Wights en la biblioteca del castillo en el cual creció, y en los pasillos, donde contó con la heroica ayuda de Lord Beric Dondarrion (Dormer) y Sandor Clegane ‘The Hound’ (Rory McCann), nuestra feroz guerrera se topó con Melisandre, quien aguardaba por ella pacientemente, en una escena que haría guiño a la primera vez que sus caminos se cruzaron en la tercera temporada.

Arya recuerda que Melisandre profetizó ver una oscuridad en ella, y en esa oscuridad, veía que cerraría muchos ojos. Ojos cafés, ojos verdes y… *pausa dramática* ojos azules. Todo tiene sentido ahora. La Sacerdotisa dio el último empujón a Arya con un refrán que marcó el crecimiento de la más pequeña de los Stark: “¿Qué le decimos al Dios de la Muerte?,” “Hoy no.” #NotToday.

Lo que nos lleva al último punto.

‘NO ONE’ ACABA CON EL NIGHT KING

Prácticamente desde el origen del show cuando se insinuó que eventualmente habría un enfrentamiento inminente entre vivos y muertos, se ha especulado sobre quién sería el o la encargada de acabar con el temido Night King, quien hasta ayer parecía imbatible. Con el paso del tiempo y a medida que las temporadas avanzaban, Daenerys y Jon Snow fueron estableciéndose como las opciones más obvias.

Previo a la Batalla de Winterfell, a muchos seguidores de la serie les parecía poco probable que la Gran Guerra contra los White Walkers y el Rey de la Noche pudiera terminar a mitad de la temporada final. Había quienes incluso apostaban porque el Night King estratégicamente optaría por atacar King’s Landing y no llegaría a Invernalia. Por la mitad del capítulo se despejó una duda: el Night King estaba en Invernalia montando al dragón de hielo, y listo para acabar con todos los vivos y seguir sumando cuerpos a su ejército. Como mencionamos, Daenerys intentó destruirlo con fuego de dragón, haciéndole absolutamente nada. Jon se encontraba a merced del dragón de hielo en el castillo y todo se creía perdido cuando después de matar a Theon, el Rey de la Noche se aproximaba a Bran para quitarle la vida y los recuerdos de la humanidad.

gameofthrones episode 3 season 8 game of thrones hbo GIF

Sigilosamente, tal como aprendió gracias a su entrenamiento con Syrio Forel en la primera temporada, y posteriormente con el Hombre sin Rostro en la Casa de Blanco y Negro en Braavos donde se convirtió en No One, ARYA STARK sorprende a White Walkers y al Night King apareciendo detrás de él para apuñalarlo con la misma daga de acero valirio que una vez se pretendió usar para asesinar a Bran Stark.

El momento glorioso: ver a Arya manejar la daga de la misma forma que la vimos al  sostener ese breve entrenamiento con Sir Brienne de Tarth en la séptima temporada. A decir verdad, todos los movimientos de Arya durante este capítulo, fueron un guiño tras otro a la travesía, el aprendizaje y la madurez que el personaje ha tenido desde la primera temporada. Desde su coreografía en lo alto del castillo de Winterfell que nos recordó la danza del agua que le fue enseñada por el mencionado Syrio Forel, hasta la manera de soltar la daga para engañar al Night King, recordándonos esa escena con Sir Brienne.

Cuando Arya encaja la daga en las entrañas del Rey de la Noche lo destroza en mil partículas, y al morir, también desaparecen los White Walkers y los Wights, incluso Viserion.

Ahora, nos quedan tres episodios para el reagrupe y prepararse para “La Última Batalla” contra Cersei (Lena Headey), la flota de Euron Greyjoy, y la Compañía Dorada, y para concluir esta y todas las otras narrativas que queden por resolver.

MENCIONES HONORABLES

  • La danza de los dragones realizada por Daenerys y Jon.
  • El momento íntimo compartido por Sansa y Tyrion en las Criptas.
  • “Usa el lado puntiagudo,” le dice Arya a Sansa, cuando esta última le dice que no sabe cómo usar la daga que Arya le dio antes de enviarla a resguardarse en las Criptas de Winterfell.
  • Jaime salvando a Brienne de un wight en el campo de batalla. Y Brienne regresando el favor dentro del Castillo de Invernalia.
Advertisements
Anuncios

Tagged: