La cinta El Último Tango en Paris, lanzado en 1972, fue sin duda una de las cintas que más escándalo causó en su momento, por la crudeza de las escenas sexuales, así como la temática de la misma. Sin embargo, se convertiría e uno aún mayor en el 2007, a raíz de una entrevista que, desafortunadamente, convirtió una conducta discutible en un verdadero crimen, cuando menos a los ojos de la gente.

En aquel año, la actriz Maria Schneider, la co-protagonista al lado de Marlon Brando, concedió una entrevista para el Daily Mail, en donde habló de la cinta y sus experiencias. De acuerdo a lo que contó, relató que ella se sintió cómoda casi todo el tiempo, excepto en la célebre escena de la mantequilla.  Ella relató como la misma no estaba en el guión original, y que tanto Brando como Bertolucci la convencieron a hacerla, aunque para ella resultaba demasiado fuerte, pues básicamente su personaje era obligado a tener sexo anal. Para ella, fue un momento molesto y, hasta cierto punto humillante, aunque el problema fue cuando usó la frase Me sentí violada por Brando.

De algún modo, esa declaración llegó a internet, que aunque en aquel entonces no tenía una redes sociales tan extensas como ahora, pero ya tenían un poder considerable. La nota fue circulando y deformándose durante meses, y acabó convirtiéndose en la afirmación de que Bertolucci había convencido a Brando de que la violara realmente, y que él había filmado todo el abuso de manera directa. Si bien obviamente nunca se procedió de manera directa, quedó como una leyenda urbana alrededor de la cinta.

Ahora, tras casi 9 años de que comenzara a circular, está surgiendo de nuevo, gracias al Facebook, y curiosamente, está tomando nuevos bríos, y es posible que pronto vuelva a resurgir dentro de la lista de escándalos que llenan Hollywood.

Advertisements
Anuncios
Tagged: