Cada pueblo tiene una cultura sumamente rica y variada, que incluye ciertos aspectos que, si bien para algunos pueden parecer poco importantes o triviales, para ellos resultan vitales, y el no conocer sobre ello puede dar lugar a severos problemas, como es el caso del conflicto que surgió con la promoción de la película Australia, en el 2008.

En ese año, la cinta Australia era uno de los estrenos más esperados, y que además contaba con la actuación de Hugh Jackman, originario de este país, y Nicole Kidman, que cuenta con ascendencia australiana lo que parecía garantizar que se cuidaría la forma en que se le representaría.

Sin embargo, durante una presentación en el programa Wetten Das…?, el conductor invitó a Kdman a tocar el didgeridoo, un instrumento tradicional de los aborígenes y que, además, es sagrado para ellos. La actriz no sólo lo hizo, sino que Jackman imitó a los nativos en su postura ceremonial sobre un solo pie. Casi desde el primer segundo, las redes sociales se llenaron de fuertes críticas. Muchas de ellas eran de ciudadanos australianos promedio, que vieron esa demostración como irrespetuosa de las tradiciones, pero las cosas aún no acababa.

Un par de días después, representantes de grupos aborígenes mostraron su descontento públicamente, pues por tradición, las mujeres tienen prohibido tocar este instrumento, que se considera no sólo como una forma de atraer la mala suerte a las comunidades, sino que lleva consigo su propia maldición, la de volver infértil a la fémina que lo hace. Los dos actores se disculparon públicamente a los pocos días, pero según los mismos aborígenes dijeron, si bien ellos la perdonaban, la maldición no podía ser revocada, algo que al parecer a Kidman no le ha molestado.

Lo cierto es que, si bien la cinta tuvo un éxito notable en el mundo, la taquilla en la misma Australia, la que se suponía sería el punto fuerte, resultó terriblemente pobre, y el hecho quedó como un reconocido escándalo en aquellos años.

Advertisements
Anuncios
Tagged: