Es muy común que la gente piense que, después de cierta edad, la vida ya se ha terminado, y las personas sólo deben de vivir para descansar, aislarse y vivir de sus recuerdos. Al parecer, el director Paul Weitz no parece estar muy de acuerdo, pues en su más reciente cinta, Grandma, nos presenta una visión muy diferente de esta etapa, revalorizando notablemente el valor de la experiencia del anciano, algo que el cine había estado dejando atrás desde hace ya algunos años.
En esta cinta, una anciana es sacada violentamente de su zona de confort cuando su hija adolescente le pide ayuda. A partir de ese momento, la historia nos lleva por un viaje que comienza entre la mutua desconfianza, para después encontrar puntos en común entre ambas, y un aprendizaje de donde las dos salen totalmente cambiadas. Lily Tomlin vuelve a presentarnos sus habituales papeles de mujer dura y cínica, aunque en esta ocasión podemos ver un cambio gradual, que nos demuestra que nunca se es demasiado viejo para un cambio. La cinta estará llegando a las salas para este mes de agosto, aunque aún no tenemos ninguna noticia sobre las fechas para América Latina, por lo que habrá que estar muy pendientes para saber si hubiera algún aviso.

Advertisements
Anuncios
Tagged: