El cineasta mexicano Guillermo del Toro, es un creador de grandes ideas que no teme a los desafíos, poseedor de un talento aún más enorme, que siempre está pensando en proyectos a futuro.

Este año, del Toro estrenó la que muchos califican como su mejor obra hasta la fecha, The Shape of Water, que lo perfila como uno de los contendientes más fuertes en la carrera por el Óscar. Pero también, dentro del puñado de proyectos del cineasta que nos causan curiosidad, se encuentra su adaptación de Pinocchio, la cual, lleva alrededor de una década tratando de ponerla en marcha.

Del Toro confesó anteriormente a EW, que su fascinación con Pinocchio, está relacionada a su interés en Frankenstein: “Ambas son criaturas que son creadas y que se pierden en un mundo que no entienden. Y son dos travesías de entendimiento, y viajes de evolución del espíritu.”

“Cuando empezamos a trabajar en Pinocchio, teníamos muy claro que queríamos hacerlo diferente, en el sentido de que no es solamente un cuento de hadas, sino un cuento de hadas que te sensibiliza y te afecta emocionalmente. Maneja ideas que son relevantes para todos, para toda la humanidad de algún modo.

Lamentablemente, del Toro ha confirmado que el proyecto (en el que aún trabajaba a finales de agosto y buscaba financiamiento) “no sucederá.” El mexicano revela las razones a través del medio IGN, a quien concedía una entrevista para discutir acerca de la serie de Netflix, Trollhunters, a quien también contó cómo sería su versión del personaje clásico.

No sucederá. Pero la idea era hacer Pinocchio durante el ascenso del fascismo en Italia, con Mussolini. Era un buen tiempo para discutir la idea de ser una marioneta o ser un humano, pero sabes, no está en progreso.

La fascinante idea de del Toro, no sería del agrado de todos, como hemos podido confirmar, ya que no se asemeja al cuento de hadas clásico de Disney. Del Toro también planeaba utilizar la técnica de animación stop motion para realizar el film. El director (que ya tenía hechos los diseños y las marionetas) reconoce que su idea de desarrollar la trama durante la etapa histórica mencionada, sería una problemática:

“Cuando anuncié Pinocchio, recibí muchas llamadas: ‘Sí, pero está ambientada durante el ascenso de Mussolini, es un Pinocchio antifascista.’” (Hace mímicas de todos colgándole el teléfono).

Las novedades llegan al tiempo que del Toro confirma que se tomará un año sabático para analizar sus siguientes pasos:

“Tengo 53 [años], quiero no saber qué es lo que haré a continuación, es como un privilegio. Es por eso que me tomaré el siguiente año libre, como director, para pensar realmente lo que haré después. Todos esos proyectos, algunos de ellos pasan y otros no. El estado natural de una película es que no va a pasar. Esa es la realidad.”

El año libre llegará tras el estreno de la película aclamada por la crítica, The Shape of Water, que será lanzada en cartelera en Estados Unidos el próximo mes de diciembre. El mexicano llama a su más reciente film su favorito, y su proyecto más personal. Del Toro le dice el “antídoto” para momentos actuales, con el que busca promover la esperanza.

La película de fantasía escrita y dirigida por el mexicano, describe su trama como “una historia de otro mundo,” ambientada con un trasfondo de plena Guerra Fría en Estados Unidos, alrededor del año 1962. En un laboratorio secreto de alta seguridad del gobierno, trabaja Elisa, una muda y solitaria conserje, cuya vida cambia dramáticamente cuando ella y su colega Zelda, descubren un experimento secreto clasificado: el lugar alberga a una extraña criatura.

Su estreno en México será en enero de 2018. En Estados Unidos el próximo 8 de diciembre.

Advertisements
Anuncios

Tagged: