Por @carolinnatas

 

‘¡Salve, César!’ gira en torno a Eddie Mannix (Josh Brolin), un solucionador de problemas de Hollywood en 1950, que dirige todo lo relacionado con Capitol Pictures, revisando personalmente los periódicos, solucionando la vida privada de sus talentos, y asegurándose que cada producción se esté ejecutando de la mejor manera posible. También se encarga de la imagen de los actores del estudio, desde el control de fotos privadas hasta el arreglo de matrimonios.

Muy temprano en el filme, vemos a Mannix supervisar una reunión con líderes religiosos para asegurar que la mayor producción del estudio –Hail, Caesar!-, no ofende las creencias de nadie. Del mismo modo que la cinta está a punto de concluir su producción, su estrella, Baird Whitlock (George Clooney), conocido por desaparecer frecuentemente en los bares, se pierde. En realidad, ha sido secuestrado por un grupo radical de comunistas que se hacen llamar “el futuro”. A Mannix se le pide encargarse de rescatar a Whitlock, y debe entregar $100.000 usd a cambio. Al mismo tiempo, es bombardeado con una serie de problemas relacionados con el trabajo, que es necesario resolver.

Tilda Swinton y Josh Brolin en 'Salve, César!' (Hail, Caesar!). © 2015 - Universal Pictures
Tilda Swinton y Josh Brolin en ‘Salve, César!’ (Hail, Caesar!). © 2015 – Universal Pictures

La más reciente entrega de los hermanos Ethan y Joel Coen, pasa gran parte del tiempo dando saltos entre diferentes personajes y escenarios. Algunos de estos personajes: unas hermanas –y rivales- columnistas de chismes Thora y Thessaly Thacker (ambas interpretadas por Tilda Swinton), el actor de westerns, Hobie Doyle (Alden Ehrenreich), que necesita una cita para la premiere de su filme, y hacer la transición al drama bajo la mano del meticuloso director Laurence Laurentz (Ralph Fiennes), DeAnna Moran (Scarlet Johansson), una actriz de reputación inocente que queda embarazada fuera del matrimonio en medio de su película, y Burt Gurney (Channing Tatum), un actor del estilo de Gene Kelly que también trabaja bajo las órdenes de Mannix, y que termina en el centro de una buena secuencia de baile a cargo de un grupo de miembros de la Guardia Costera a punto de embarcarse en una misión que les impedirá ver a una dama durante meses.

Los hermanos Coen han creado una película que celebra y se burla del apogeo de Hollywood, abarcando en menos de dos horas lo más relevante de la época dorada. El exceso de control de Mannix, lo lleva a recorrer toda la ciudad y el estudio, sin embargo, no se nota cansado de su trabajo, de hecho, el personaje basado en el verdadero solucionador de problemas de MGM, del mismo nombre, se nutre de ello. Sin embargo, cada nueva ubicación también presenta su propia anécdota, fragmentando un tanto la cinta, ya que a menudo contribuye subtramas que no se relacionan con el secuestro, la cual ha sido promocionada como el eje central.

George Clooney en '¡Salve, César! (Hail, Caesar!). © 2015 - Universal Pictures
George Clooney en ‘¡Salve, César! (Hail, Caesar!). © 2015 – Universal Pictures

‘¡Salve, César!’, es una película de momentos, lo que significa que, una vez que se ha terminado, se podrán recordar ciertas escenas o actuaciones, y tal vez hasta algunas líneas. Al final del día, el humor esporádico que esos instantes proporcionan, no son suficientes para hacer una recomendación. Los hermanos Coen parecen dispersos,  no parecen saber con exactitud hacia dónde quieren dirigir su filme, y con un tiempo de duración tan conciso, no hacen buen uso de los actores que probablemente fueron muy bien pagados para formar parte de la producción, y no es divertido, especialmente cuando hay talento verdadero mostrado sólo ocasionalmente.

Después está el tema donde la película simplemente no tiene mucha vida fuera del diseño de set y la sólida cinematografía creada del ojo experto de uno de los mejores directores de fotografía vigentes, Roger Deakins. El maestro captura el brillo y la chispa del viejo Hollywood, mientras muestra un sentido asombroso de la estética que envolvió la década de los 50s. Los Coen presentan la «capital de la meca del cine», como la nueva religión, un lugar que la gente busca por entretenimiento y escape, y la resplandeciente fuerza visual sin duda convence en este aspecto.

Scarlett Johansson en '¡Salve, César!' (Hail, Caesar!). © 2015 - Universal Pictures
Scarlett Johansson en ‘¡Salve, César!’ (Hail, Caesar!). © 2015 – Universal Pictures

En conjunto, una gran cantidad de la cinta no tiene sentido, ya que salta superficialmente entre locaciones, conflictos y personajes; aún así, en cierto modo, también imita algunos de los extravagantes relatos para lograr llevar a la pantalla aquella época y el caos de una industria cinematográfica que recién emergía y tenía sus propias reglas. Está lejos de ser perfecta, y de ser una de las mejores entregas de los hermanos. Podría haber sido genial, pero carece de la energía, la convicción, el desarrollo de personaje, un claro enfoque, y casi todo lo que hace buena la sátira.

‘¡Salve, César!’ es con frecuencia un filme aburrido, y casi en su totalidad poco interesante, afirmado sobre la fuerza de unas pocas buenas escenas y algunas decentes, -aunque muy cortas- actuaciones en una película de entrega y fondo confusos.

 

 

FICHA TÉCNICA

Título: ¡Salve, César! (Hail, Caesar!)
Dirección: Ethan Coen, Joel Coen
Guion: Joel Coen, Ethan Coen
Reparto: Josh Brolin, George Clooney, Alden Ehrenreich, Ralph Fiennes, Scarlett Johansson, Tilda Swinton, Frances McDormand, Channing Tatum, Jonah Hill, Christopher Lambert
Género: Comedia, Misterio
Duración: 106 minutos
Año: 2016
País: Estados Unidos, Reino Unido, Japón
Fotografía: Roger Deakins
Música: Carter Burwell
Distribuidora: Universal Pictures
Fecha de estreno: 22 de abril de 2016

Advertisements
Anuncios

Tagged: