He Named Me Malala, un documental sin concesiones

| |

De un tiempo a la fecha, los documentalistas dejaron de ser un simple elemento de información, para tomar posturas mucho más activas, denunciando y buscando crear conciencia entre los espectadores. Por ello, no debe de extrañarnos que el director Davis Guggenheim se volcara a presentar el caso de Malala Yousafzai, la joven pakistanì que se atrevió a cuestionar la estructura social de los talibanes, lo que la convirtió en una celebridad a nivel mundial.

Guggenheim no hace ningún tipo de concesiones en su cinta, presentando de forma descarnada las amenazas y las presiones de la que la niña fue objeto, centrándose en la visión y experiencias personales tanto de ella como de su familia, dejando toda la reacción mundial en un segundo plano. La película está muy bien lograda, pero por su misma estructura, puede llegar a ser incómoda para algunas personas. Sin embargo, no deja de ser una excelente recomendación para quien busca algo novedoso y directo.

Habrá que  estar muy atentos, pues si bien no hay aún ningún anuncio de que este documental pudiera llegar a Latinoamérica, no podemos descartar la posibilidad, aunque si algo es seguro, es que no estará en una gran cantidad de salas, por lo que conviene estar atento.