Héctor Suárez es antes que nada un actor. La comedia llegó casi por casualidad, aunque en realidad tiene una sólida carrera que abarca muchos géneros dentro de las artes escénicas.

Su personaje más recordado en cine: «El milusos» que le valió una Diosa de Plata, y reconocimientos de la crítica internacional. En palabras del propio Héctor Suárez, no fue fácil de filmar por su contenido:

«No nos la dejaron filmar hasta que acabara el sexenio de Echeverría y después nos la dejaron filmar con reservas. La idea nació cuando hacía en Irapuato «La mujer de a seis litros», y junto con Ricardo Garibay vieron una fila de campesinos que marchaban hacia la Ciudad de México. “Le dije a Ricardo: ‘¿por qué no escribes una película de esta pobre gente que va a México y son explotados y encarcelados?’ Me dijo que tenía un guión parecido, se llamaba ‘Tránsito López’, como se llamaba el Milusos en la película. Me pidió un tiempo y después me llamó para decirme que ya tenía la película.”( Entrevista concedida a Líderes Mexicanos)

La trama narra las desventuras que debe afrontar un migrante rural al llegar a la Ciudad de México. El personaje central, Tránsito López– interpretado por Suárez- es un campesino que debe dejar su lugar de origen a causa de la pobreza. En la ciudad intenta de todo, siempre en el ámbito informal y bajo el común denominador del abuso. Todas sus experiencias terminan mal, y cada vez más pobre y más perdido, Tránsito López empieza comprender el mensaje central de la película: ya no vengan para acá. La cinta se realiza con muy bajo presupuesto, pero resulta exitosa y además recibe premios a nivel nacional e internacional. La historia permitía que hubiera personajes pequeños – actuaciones especiales se podría decir- que permitieron que las grandes estrellas de la comedia en aquellos años participaran con algún papel en la cinta, lo que resultó un efectivo gancho de taquilla. La famosa frase «voy y vengo» del Tránsito López es hoy todo un clásico del cine nacional.

Pero Suaréz también conocería el triunfo en la pantalla chica gracias a su muy exitoso proyecto ¿Qué nos pasa?, (1998) proyecto revolucionario de la sátira política y social en televisión. Personajes como el «No hay» «Doña Zoyla» «El Destroyer» son referencias obligadas que transformaron el estilo de hacer comedia televisiva.  Una especie de híbrido entre la carpa, el teatro y el «sketch» televisivo.

El actor está cumpliendo 50 años de carrera y para festejarlo prepara el regreso de «La Señora de su casa»  puesta teatral donde volverá a vestirse de mujer, aunque en un papel muy distinto al de Doña Zoyla.  Le deseamos mucho éxito y otros 50 años y más, a un hombre cuyo nombre está con todo derecho junto a los grandes de nuestro cine.

Advertisements
Anuncios

Tagged: