Desde hace mucho tiempo se sabe en el cine que no basta tener una buena idea, sino que hay que saber sacarle todo el partido posible, de modo que pueda dar todo su potencial. El director Seth Gordon tenía muy buenos antecedentes en este sentido, por lo que sorprende como, de primera instancia, una premisa tan buena como un hombre que de pronto busca a quien le robó su identidad, se transforme en una simple persecución con chistes fáciles y bastante comedia física. Sin embargo, podemos darle el beneficio de la duda, pues no es la primera vez que nos sorprende de esta forma, aunque en este caso la recomendación de Identity Thief se da con pinzas.

 

IDENTITY THIEF

Advertisements
Anuncios
Tagged: