Compartir es bueno
Share on facebook
Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Anuncio

La cuestión del coronavirus nos ha puesto a todos en un dilema complicado, pues nos está exigiendo un balance nada simple. Por un lado, no podemos dar el lujo de caer en el pánico ni en la paranoia, pues se han sobredimensionado mucho las consecuencias del mal. Pero por otro, no podemos ignorar los riesgos del mismo, y tenemos que prepararnos para tomar todas las precacuiones necesarias. Ante este panorama, surge la duda que todo cinéfilo está manejando en estos momentos ¿Ir o no ir a las salas?.

Estos momentos de la pandemia, son una combinación curiosa, pero delicada. Si en estos momentos una persona llega a contraer el virus, es muy poco probable que llegue a manifestar los síntomas, pero sin embargo, será portadora. De hecho, si tus defensas son lo suficientemente fuertes, puedes adquirir el mal y no desarrollarlo. Sin embargo, eres un portador.

Por ello, lo mejor es evitar en todo lo posible el asistir a cualquier función, pues aunque el contacto a nivel personal es mínimo, la cantidad de objetos que otras personas han tocado, son bastantes. Simplemente, piensa cuantas veces en una fucnión te llevas la manos a la boca, y luego tomar el descansabrazos… Y cuantas otras personas lo hacen antes que tú.

Lo mejor por tanto es tener un poco de paciencia. De hecho, es un momento excelente para ponerte al día en los streammings que tengas pendiente. Si te cuidas ahora, tendrás muchas otras funciones después que disfrutar.

Advertisements
Anuncios